24 julio 2014 · Animales · Cambio Climático

leones marinos 2
El cambio climático no trae buenas noticias para nadie. Las personas lo sufrimos, pero también los animales. Es el caso de los leones marinos, que a día de hoy están viviendo una situación crítica por los cambios en la disponibilidad de alimentos, algo que se debe a las condiciones climáticas.

Un trabajo publicado en la revista ‘Nature‘ desvela los problemas que están atravesando estos animales. En principio deberían adaptarse para sobrevivir en las nuevas condiciones, pero existen evidencias de que esa adaptación no se está pasando de generación en generación. Eso ha acabado con la vida de muchos leones marinos y ha encendido todas las alarmas.

Los leones marinos sufren el cambio climático

Cambio climático y extinción de los animales
El clima cambia a un ritmo sin precedentes y no todos los animales se pueden adaptar a tiempo. (Ni todas las plantas.) Las actividades humanas provocan el cambio climático, pero los más perjudicados son los animales (a costo plazo; a largo plazo, la humanidad se enfrenta a un problema que quizá no tenga solución).

Tanto los animales terrestres como los marinos se ven afectados por el calentamiento global. En general, el cambio en el clima les afecta en dos vertientes: su distribución y la relación con sus hábitats naturales, y su comportamiento. Si no se detiene el cambio climático, una cuarta parte de las especies del planeta (entre animales terrestres, aves y plantas) podría extinguirse. La única solución es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de una forma radical.

Cambio climático y extinción de los animales

Langostas caníbales por el cambio climático
El calentamiento global no perjudica a todos los animales. Al menos, en el corto plazo. Es el caso de las langostas, que tienen más crías cuando el agua aumenta de temperatura. Pero la naturaleza es sabia y sabe cómo regular el fenómeno, aunque, a veces, use métodos un tanto crueles.

El calentamiento de las aguas hace que las langostas sean más grandes y produzcan más descendencia. En el golfo de Maine, en la costa atlántica de Estados Unidos, la última década ha sido la más cálida desde que se tienen registros. Por otra parte, hay una sobrepesca de los depredadores de la langosta, de modo que la población de langostas en la zona crece sin freno. Según el investigador Noah Oppenheim, estudiante graduado de la biología marina en la Universidad de Maine, para controlar esta superpoblación, las langostas están recurriendo al canibalismo.

Langostas caníbales por el cambio climático

El lince ibérico en peligro por el cambio climático
A pesar de los buenos resultados de la cría en cautividad del felino más amenazado del mundo, que está consiguiendo recuperar la especie, el lince ibérico estará en grave peligro las siguientes décadas debido al calentamiento global. El esfuerzo de expertos y los 100 millones de euros que se han gastado para conservar los últimos trescientos ejemplares de lince ibérico quizá no sirvan de nada.

Por ello, un grupo de científicos pide un cambio en los programas de conservación. Miguel Araújo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), advierte de que la especie puede desaparecer en los próximos cincuenta años a causa del cambio climático.

El lince ibérico en peligro por el cambio climático

Alemania y Austria: tras las inundaciones, plaga de mosquitos
El agua de las inundaciones se retira poco a poco y, hasta que lo hace del todo, la humedad, junto al calor de la época, provoca que aparezca una plaga de mosquitos. Ha ocurrido en Alemania y Austria. Es una situación temporal. En unas semanas, los mosquitos desaparecerán. Pero, mientras, a nadie le gusta recibir molestos picotazos. El problema está en el modo de controlar esta plaga: los insecticidas pueden perjudicar a otras especies y al medio ambiente.

En Austria, varios helicópteros han rociado desde el aire campos enteros para tratar de acabar con la plaga de mosquitos. El objetivo era, no sólo exterminar a los mosquitos adultos, sino también las larvas. El método ha sido criticado porque se ha usado un insecticida que perjudica al medio ambiente: el BTI (Bacillus thuringiensis, variedad israelensis), un insecticida compuesto por bacterias que matan las larvas de moscas y mosquitos.

Alemania y Austria: tras las inundaciones, plaga de mosquitos

Plagas olvidadas que reaparecen por el cambio climático
El cambio climático tiene muy diversas consecuencias. Una de ellas es la reaparición de algunas plagas que existían hace décadas, que, incluso, algún abuelo de avanzadísima edad vivió y sufrió en sus propias carnes, pero desconocidas para la gran mayoría de la gente. Plagas del siglo pasado o de hace dos o más siglos.

Estas plagas se creían erradicadas. Y, de hecho, lo fueron. Por un tiempo. Pero están volviendo. Como asegura el presidente de la Junta de Gobierno de la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA), Pedro de Orueta, la sociedad no cree que pueda suceder algo así, incluso desconocen estas especies. Algunas, ni siquiera se pueden ver.

Plagas olvidadas que reaparecen por el cambio climático

Disminución dramática de animales y plantas por el cambio climático
Hasta dos tercios de las plantas comunes y la mitad de los animales podrían sufrir una disminución dramática a causa del cambio climático. Así se desprende de un estudio elaborado por la Universidad de East Anglia (UEA), Norwich, Norfolk (Reino Unido), publicado en la revista Nature Climate Change.

El trabajo ha analizado a 50.000 especies de las más extensas y comunes en todo el mundo. De ellas, dos tercios de las plantas y la mitad de los animales van a perder más de la mitad de su hábitat climático para el año 2080 si el calentamiento global continúa la ritmo actual. Las pocas medidas que se están tomando no están siendo efectivas, así que muy probablemente es lo que ocurrirá.

Disminución dramática de animales y plantas por el cambio climático

Los caracoles marinos se deshacen por el calentamiento global
Conocemos muchos de los efectos del cambio climático en los animales. Son variados y afectan a su distribución, a su morfología, etc. Algunos, como el oso polar, se están quedando sin hábitat. Pero nunca habíamos vista a ninguno que, literalmente, desapareciera.

Según un estudio de Nature GeoScience, los caracoles marinos (se conocen también por el nombre de mariposas marinas), se deshacen, como si fueran terrones de azúcar en un té caliente. Sus conchas son carcomidas debido al cambio en los niveles de pH del océano causados por las emisiones de dióxido de carbono, la bien conocida acidificación de los océanos.

Los caracoles marinos se deshacen por el calentamiento global

19 marzo 2013 · Animales · Cambio Climático · Deshielo

Aumentarán los conflictos entre osos polares y seres humanos
Los osos polares, buscando su supervivencia, se acercan a lugares donde viven seres humanos, lo que puede suponer situaciones conflictivas. Tienen hambre y cada vez hay menos hielo. Las regiones cercanas al polo norte, en los próximos años, tendrán que acostumbrarse a ver más a menudo a este carnívoro. Y se tendrán que adaptar a ellos.

Así lo creen más de treinta expertos en osos polares que se han reunido en un acto organizado por WWF en Tromsø, Noruega. Las costumbres de los osos polares, en realidad, no son tan conocidas. Canadá, Noruega, Groenlandia, Rusia y Estados Unidos deben cooperar para conocer mejor a este animal en peligro de extinción y tratar de reducir los conflictos con los seres humanos.

Aumentarán los conflictos entre osos polares y seres humanos

21 febrero 2013 · Animales

Los eventos extremos afectan a 4.000 especies
El cambio climático provoca desplazamientos geográficos en animales. No siempre son radicales cambios de hábitat sino, simplemente, mudanzas o huidas como respuesta a las alteraciones que ocasiona su impacto.

Pero la migración no es el único modo de reaccionar a este fenómeno, ni mucho menos. También se producen cambios morfológicos, tal y como se ha observado en la reducción del tamaño del cráneo del oso polar o en en de las alas de algunos tipos de mariposas. Del mismo modo, aunque no tengan posibilidad de escapar corriendo de forma tan rápida, las plantas también están afectadas.

Los eventos extremos afectan a 4.000 especies