Cómo evitar el cambio climático
Para evitar el cambio climático, es decir, para prevenirlo ha de reducirse la contaminación en tiempo un tiempo récord, pero no hablamos de los importantes pequeños gestos cotidianos de consumidores, sino de políticas ambientales a nivel mundial de reducción de gases de efecto invernadero que consiga frenar el calentamiento global de forma eficaz.

¿Y si reforestamos sin descanso? Aunque la deforestación provoca hasta el 20 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero, ampliar el pulmón verde del planeta no sería la solución para evitar el avance del cambio climático, afirma un estudio canadiense publicado en la revista Nature Geoscience. Aunque en realidad se trata de una solución utópica, pues las tierras de cultivo están comiéndose el terreno a consecuencia de la sobrepoblación humana y no permitirían hacerlo.

No tan utópico, pero sí realmente difícil, es una decidida actuación nacional e internacional que logre detener el cambio climático. Es algo sabido y demostrado hasta la saciedad la incapacidad de la comunidad internacional de llegar a un acuerdo que permita plantarle cara al cambio climático.

Una política comprometida

La ONU y, con ella, la ciudadanía concienciada, no deja de sentirse frustrada tras cada cumbre mundial convocada (las denominadas COP) para progresar en la lucha contra el calentamiento global. Tímidos avances que finalmente quedan en agua de borrajas son el único resultado de las mismas, y recientemente la ONU ha advertido que sin una política interior responsable en materia ambiental no hay posibilidad de acuerdos internacionales milagrosos.

Según la ciencia, la misma línea que siguen las negociaciones climáticas, evitar el cambio climático supone no tanto enfriar el planeta (propuestas originales y hasta estrambóticas de tecnologías imposibles no faltan al respecto) sino evitar que siga calentándose. En concreto, se necesita evitar este siglo el calentamiento de los famosos 2 grados centígrados sobre los niveles preindustriales mediante, sobre todo, la reducción del uso de combustibles fósiles.

Cómo evitar el cambio climático
Para la responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España, Aida Vila, las emisiones de gases de efecto invernadero deberían llegar a cero para 2050 y luego mantenerse las emisiones a niveles preindustriales para poder detener el cambio climático.

Básicamente, a juicio de la ONU, pasar a la acción con ciertas garantías de éxito exigiría extender las iniciativas verdes a nivel local, nacional e internacional para que los resultados se alcanzaran a tiempo. En especial, deberían ponerse a la tarea sin demora los mayores emisores como China, Rusia o Estados Unidos y también los países ricos deberían ayudar a combatirlo a los menos desarrollados.