Consecuencias del cambio climático
El cambio climático es un fenómeno que está avanzando a una velocidad e intensidad mayores que las previstas. Esto provoca fenómenos climáticos, como el aumento de la temperatura, la aparición de fenómenos meteorológicos extremos e imprevisibles, y la radicalización del clima en algunas regiones: las húmedas cada vez más húmedas, las secas cada vez más secas.

Calentamiento global

Las consecuencias del cambio climático son difíciles de prever, pero algunos hechos son evidentes:

    El planeta se calentará progresivamente. Algunas regiones verán como aumentan las temperaturas mientras que otras permanecerán inalteradas.
    – El aumento de las temperaturas provocará un mayor nivel de evaporación y precipitación en general. Algunas regiones se volverán más húmedas, mientras que otras serán más secas.

Aumento del nivel del mar

El calentamiento global provoca un aumento del nivel del mar de dos maneras:

    – Por un lado, en los últimos cincuenta años ha aumentado la temperatura de los océanos provocando su expansión, por lo que ocupa más espacio y aumenta su nivel. Todos los grandes océanos del planeta han registrado un aumento de sus temperaturas.
    – Por otra parte, el calentamiento global es la causa del derretimiento de glaciares y placas de hielo, lo que vierte aun más agua sobre los océanos, contribuyendo al aumento del nivel del mar.

Las regiones más afectadas serán el Ártico, el África subsahariana, los deltas asiáticos y los pequeños archipiélagos de escasa altura, como el archipiélago de Tuvalu, que corre el riesgo de quedar bajo las aguas.

La subida del nivel del mar produce que 100 millones de personas que viven a menos de un metro de altura sobre el nivel del mar estén en riesgo de perder sus casas y sus formas de vida. En África, India y China podrían producirse hambrunas por la disminución de las cosechas causada por el cambio climático.

La Cuenca Mediterránea se está viendo especialmente afectada por la pérdida de cosechas, tanto por el incremento de sequías y olas de calor, como por inundaciones causadas al concentrarse las precipitaciones en muy cortos periodos de tiempo.

Fenómenos climáticos extremos

El calentamiento global aumenta la frecuencia y la intensidad de ciertos fenómenos climáticos extremos, como las fuertes lluvias y tormentas. Pero, por otra parte, los intervalos entre la épocas de lluvia se prolongan durante más tiempo de lo habitual, lo que, sumado al aumento de la evaporación debido al aumento de las temperaturas, intensifica la sequía.

Las zonas húmedas se han vuelto más húmedas y las zonas secas se han vuelto más secas. Las olas de calor se han vuelto más intensas y frecuentes, mientras que los días muy fríos son menos frecuentes.