No hay una relación directa entre cambio climático y extinción animal
Como un factor más, el calentamiento global sí puede llevar a la desaparición de las distintas especies, pero no puede hablarse de una relación causa consecuencia directa entre el aumento de las temperaturas y su extinción, sugiere una nueva investigación.

Vaya por delante la consideración de que en este mundo siempre suele haber múltiples elementos en danza en casi cualquier cuestión, por lo que, lógicamente, resulta difícil demostrar una relación directa y única entre dos elementos. Sin embargo, el cambio climático sí provoca una serie de cambios que pueden acabar siendo letales.

El ejemplo de los osos pandas o de los osos polares es paradigmático, aquellos por la desaparición del bambú en su primer hábitat a causa del cambio climático, lo que provocó su migración y merma poblacional, mientras los osos polares encuentran un gran obstáculo para la supervivencia con el deshielo y en cambios en el ecosistema ártico que provocan su falta de alimento.

En ambos casos hay también otros elementos que ayudan a entender mejor su declive, por ejemplo la caza o la explotación del entorno, en el primer caso mediante la pérdida de espacio vital por asentamientos humanos, además de la dificultad reproductiva de la especie, y en el segundo mediante la sobreexplotación industrial en el Ártico.

Por lo tanto, en ninguno de los dos casos la relación sería directa de producirse una extinción en un futuro, en consonancia con los resultados de esta investigación, que analizó un buen número de casos, según explican en la revista científica Proceedings of the Royal Society B. Según concluyen investigadores estadounidenses de la Universidad Stony Brook de Nueva York, su estudio desdice los resultados de un total de 136 estudios previos que sugerían una relación directa entre cambio climático y extinción local.