Al menos 70 muertos por tifón en Filipinas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las autoridades filipinas han comunicado que, al menos, se han producido setenta fallecidos como consecuncia del efecto combinado de la tormenta tropical bautizada como Nock-ten y el tifón Muifa. Los fenómenos climatológicos han devastado toda la región. El Centro Nacional de Gestión y Prevención de Desastres ha señalado que 66 de los fallecidos lo han sido a causa del Nock-ten, mientras cuatro personas perdieron la vida por la acción de Muifa. Además, hay 24 desaparecidos. En cuanto a los damnificados, la cifra llega casi a un millón de personas.

Ha sido dos desastres naturales que, prácticamente, han ocurrido a la vez, solapándose en el tiempo. Por ello, la destrucción ha sido grande. De acuerdo con los datos oficiales, los daños económicos pueden superar los 41 millones de dólares (casi 30 millones de euros). La parte peor parada ha sido la isla de Luzón, la mayor y más importante isla del archipiélago filipino.

Una buena parte de la población ha abandonado sus casas por inundaciones y corrimientos de tierra. Unas 350.000 personas están refugiadas en los centros de evacuación que han habilitado las autoridades. Las fuertes lluvias siguen cayendo sobre la capital filipina, Manila, donde, en algunos barrios, el agua formaba un río que llegaba hasta la cintura de quien estuviera por las calles.

En Filipinas, la estación de la lluvias comienza en mayo y acaba en noviembre. Pueden pasar en ese periodo, cada año, entre quince y veinte tifones. La fuerza de los tifones se une al problema del chabolismo en muchas partes del país, viviendas mal construidas, endebles, que no aguantan el embate de las tormentas más grandes. Resolviendo el problema del chabolismo, se reduciría el número de víctimas.

Otros muchos fallecieron ahogados o sepultados por corrimientos de tierra, electrocutadas o golpeadas por postes o árboles derribados o desprendidos por el huracán. Algunos pescadores que salieron a faenar desoyendo las advertencias de las autoridades, no han regresado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *