Cada vez más estadounidenses creen en el cambio climático


El último informe del Yale Project on Climate Change Communication indica que los estadounidenses que se autodefinen como “alarmados” ante el cambio climático ha pasado de un 10% en 2010 a un 16% en 2012. Por otra parte, las personas que no creen en el cambio climático en Estados Unidos se han reducida a la mitad, pasando del 16% en 2010 al 8% en 2012.

Además, estos datos se recabaron antes de septiembre de 2012, es decir, antes de que el huracán Sandy asolara buena parte de la costa este del país y la ciudad de Nueva York. Quizá ahora sean aún más estadounidenses los concienciados por el calentamiento global y el aumento de los desastres climatológicos extremos que origina.

El estudio define diversas percepciones ante el fenómeno climático global: las personas pueden estar alarmadas, preocupadas, cautelosas, desconectadas (algo así como no sabe/no contesta), dudosas o desdeñosas (escépticas).

Mucha gente sigue pensando que los científicos (y algunos periodistas y los ecologistas) están exagerando la cuestión y alarmando innecesariamente a la población. Pero estos “alarmistas”, como les llaman los escépticos, se basan en información y datos desde hace 20 años. Así que tienen (tenemos) buenas razones para estar preocupados. Dicho de otra forma, el que no esté alarmado es porque no se ha informado lo suficiente.

A favor de las renovables


Del informe citado más arriba se sacaron algunas conclusiones:

  • De los seis grupos citados, cinco creen que si se reduce el uso de combustibles fósiles, se conseguiría mejorar la
    y reducir el calentamiento global. Además, esa reducción rebajaría la dependencia del petróleo extranjero, crearía puestos de trabajo en el sector verde y mejoraría la economía.
  • La mayoría de todos los grupos, incluso los escépticos o los dudosos antes el cambio climático, cree que se debería aumentar el uso de energía renovable. Los beneficios no son sólo ambientales.
  • Sólo el grupo de los escépticos no le importaría aumentar el uso de combustibles fósiles.
  • Cinco de los grupos están a favor de la eliminación de los subsidios a la industria de los combustibles fósiles y se oponen a la eliminación de los subsidios a las empresas de energías renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *