Centrales nucleares chinas peligran por el cambio climático


El cambio climático tiene consecuencias bastante graves por sí mismo. Pero también puede provocar otros desastres de forma indirecta. Nos referimos a escapes radiactivos. Porque, según un estudio elaborado por el Gobierno chino, si el nivel del mar sigue subiendo debido al cambio climático, como así parece que va a suceder, unos 18.000 kilómetros cuadrados de la superficie del territorio chino quedarán sumergidos.

El informe señala también que el nivel del mar en las costas chinas subirá entre 80 y 130 milímetros en los próximos veinte años, lo que pondrá en peligro a muchas centrales nucleares del país, construidas precisamente cerca de la costa.

La subida de temperaturas causada por el cambio climático ha sido en China de 1,38º C entre 1951 y 2009. Los glaciares del país, la mayoría en la zona del Tibet, se han contraído un 10%. El informe prevé que la temperatura media en el país asiático aumentará durante este siglo XXI entre 2,5 y 4,6º C.

Esta subida de temperatura tendrán una influencia adversa en la salud humana, generando, por ejemplo, un avance de enfermedades epidémicas como la esquistosomiasis, la malaria o el dengue, en el norte y en las regiones interiores como Xinjiang, en el noroeste de China.

En el ecosistema, producirá cambios radicales en la distribución de la fauna y la flora chinas, habrá más lluvia y menos nieve, y en los deltas de los grandes ríos, como el Yangtsé o el Perla, aumentará la frecuencia de periodos de niveles extremos de caudal: si hasta ahora ocurría, como media, cada cincuenta años, a partir de ahora se esperan frecuencias de entre cinco y veinte años.

Nucleares en peligro, más enfermedades y clima extremo. China es uno de los países que más crece y que más emite. Aunque en los últimos años está redoblando esfuerzos para mejorar su eficiencia energética y desarrollar las renovables, hasta ahora no se ha mostrado a favor de un pacto mundial y de obligado cumplimiento para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *