El hielo marino antártico alcanza niveles récord por el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El significativo aumento del hielo observado en la Antártida no desdice el cambio climático, todo lo contrario, su presencia podría ser una señal más de los cambios climáticos causados por el ser humano, según los científicos.

La Antártida, el polo opuesto del Ártico, donde se pierde hielo a marchas forzadas desde hace años, está ganándolo, según revela una nueva investigación. En concreto, la capa de hielo de las aguas que rodean el polo sur llegó a alcanzar en septiembre un récord de 19.45 millones de kilómetros cuadrados.

Se dio la coincidencia de que este incremento se produjo de forma paralela al descubrimiento de la mayor pérdida de hielo ártico conocida jamás. ¿Pero, cómo interpretar entonces este aumento? ¿Están relacionados con el cambio climático, de qué modo?

En contra de lo que opinan los escépticos del cambio climático, los científicos afirman que las causas que explican el aumento del hielo son fenómenos propiciados por la actividad humana. En concreto, mencionan cambios en los patrones de los vientos y el agujero de la capa de ozono sobre la Antártida en esta época del año.

A juicio de estos expertos, por lo tanto, en invierno se produciría un aumento de la capa de hielo, un fenómeno que está teniendo lugar desde hace años. Al menos, desde 1979, año desde el que se viene estudiando con una progresiva comprensión del fenómeno.

“Un mundo que se va calentando progresivamente puede tener consecuencias complejas y a veces sorprendentes”, explica Ted Maksym, y sus palabras tienen un claro tono de advertencia. Sus declaraciones desde un barco científico australiano rodeado por hielos en aguas antárticas están dando la vuelta al mundo, pero él no puede dejar de sentir que predica en el desierto. Aún así, o quizás precisamente por ello, Maksym sigue trabajando con más ahínco, si cabe, en sus proyectos con el Instituto Oceanográfico Woods Hole en Massachusetts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *