El sonido de un glaciar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Como parace que las pruebas visuales no son suficientes para convencer a los escépticos del cambio climático, como se niegan a ver las inundaciones que están ocurriendo en diversas partes del mundo, las terribles sequías que producen largos periodos de hambruna, las tormentas, el deshielo en los dos polos, en fin, el aumento de fenómenos climáticos extremos, como cierran los ojos ante todas esos hechos visibles, habrá que entrar por los oídos. Y, si esto no es suficiente, aún quedarán tres sentidos más para llamar su atención. (El sexto no hay que contarlo: si lo tuvieran, seguramente ya estarían convencidos.)

¿Es que suena el cambio climático? En cierto modo. Stephanie Spray es una estudiante de doctorado en Antropología Social de la Universidad de Harvard. Esta doctorando se ha unido a una expedición organizada por el Mountain Institute y tiene como objetivo instalar un sistema que recoja el sonido de la gente y los paisajes en un viaje al Himalaya.

Spray ha estado visitando Nepal durante doce años. En el proyecto actual, comenzado el año pasado, se trata de seguir el curso del río Dudh Khosi hasta su nacimiento en los glaciares. En el camino, graba los sonidos que se producen en el medio ambiente.

Sin embargo, cuando estaba subiendo la cordillera del Himalaya, la cadena montañosa con los picos más altos del planeta y que cuenta con varios de los más espectaculares glaciares del mundo, Spray decidió que los sonidos de éstos eran mucho más interesantes que el resto. Así, decidió pasar algún tiempo grabando los sonidos que emitía el glaciar del Khumbu, no muy lejos del Everest, la montaña más alta de la Tierra.

¿Cómo suena un glaciar? Es complejo. Tiene varios sonidos. Entre otros, el chasquido del hielo al resquebrajarse o los sonidos del agua cayendo, gota a gota. También, a veces,

parece que el vientre de la Tierra esté gimiendo.

Es algo aterrador, ha añadido. Aunque no dejaba de ser atractivo para la estudiante. Y supongo que para cualquiera que tenga cierto temor reverencial y un mínimo de respeto al medio ambiente, a la Tierra. La grabación se llama Blue Sky, White River (Cielo azul, río blanco) y se puede escuchar en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *