Guerras climáticas

Harald Welzer es uno de los administradores principales del Programa de Investigación sobre el Clima y Cultura del Instituto de Estudios Culturales de Essen, Alemania. Además, es sociólogo y divulgador científico. Welzar ha presentado un libro titulado Guerras climáticas. El subtítulo es algo apocalíptico, pero describe perfectamente lo que el lector se encontrará en el interior del libro: Por qué mataremos (y nos matarán) en el siglo XXI.

Welzer analiza el actual sistema socioeconómico, un sistema que está agotando los recursos naturales en muchas zonas del planeta. La conclusión está clara: cuando falten estos recursos indispensables para vivir dignamente (agua, alimento, energía…), comunidades, regiones y países enteros se matarán por el uso y disfrute de estos preciados recursos.

El modelo occidental de explotación del medio ambiente es un modelo que se ha trasladado prácticamente a todos los habitantes del mundo. Los recursos naturales se agotan cada vez en más regiones del mundo y sin freno. El resultado, si no cambia la situación, será que se producirán conflictos violentos por obtener alimentos de un mismo espacio geográfico o poder beber de fuentes de agua potable y sana.

Los refugiados políticos serán refugiados climáticos. Las guerras provocadas por el clima, según este libro, serán la forma, directa o indirecta, de resolución de los conflictos en el siglo XXI. Y el cambio climático lo empeorará todo. Algunos de estos conflictos ya se están produciendo. El cambio climático está cambiando las condiciones de vida, está llevando a una escasez de recursos y esto genera conflictos.

Conflicto actuales, como el de Darfur (Sudán), se interpretan como conflictos étnicos. Sin embargo, según este autor, el avance del desierto ha hecho que agricultores y nómadas luchen entre ellos por los recursos más esenciales. Si no existe un estado fuerte que pueda intervenir, los conflictos pueden derivar en auténticas masacres. En Darfur, africanos (agricultores) y árabes (criadores de camellos) se han estado matando por una tierra que es cada vez más escasa.

¿No lo estamos viendo ya? ¿Una de las principales causas de las recientes revueltas en Oriente Próximo y el Norte de África no es que la población no tiene qué comer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *