La astrofísica y la paleontología ayudan a predecir el cambio climático

cambio-climatico
La astrofísica y la paleontología se han convertido en una gran ayuda para predecir el cambio climático. Diversos hallazgos realizados en el marco de ambas disciplinas son de utilidad para hacer estas predicciones y saber qué le puede suceder a la Tierra en las próximas décadas.

La investigación

Este posible uso de estas disciplinas se recoge en la investigación que se ha llevado a cabo entre paleontólogos, astrofísicos y matemáticos con el fin de mejorar la precisión de un paleo-termómetro, que usa la evidencia fósil del cambio climático para predecir lo que puede suceder en los próximos años en el planeta.

La investigación, que se ha publicado recientemente en Climate of the Past, se ha centrado en estudiar los biomarcadores que han dejado las arqueas (pequeños organismos unicelulares) en el pasado, incluyendo las épocas del Cretácico y Eoceno.

La clave está en que las arqueas marinas en los océanos modernos producen unos compuestos, que se llaman tetraéteres de glicerol dialquil glicerol (GDGT). Y esto es fundamental porque de las proporciones de diferentes tipos de GDGT que producen depende la temperatura del mar local.

cambio-climatico
Además, cuando se conservan en sedimentos marinos antiguos, las abundancias de GDGT tienen el potencial de proporcionar un registro geológico de las temperaturas de la superficie planetaria a largo plazo.

Este hallazgo es especialmente importante porque, hasta ahora, los científicos solo habían combinado las concentraciones de GDGT en un solo parámetro, llamado TEX86. Este se usa para hacer estimaciones de la temperatura de la superficie. Una estimación que, sin embargo, no es muy precisa al comparar estos valores de TEX86 de sedimentos recientes con las temperaturas modernas de la superficie del mar.

Más precisión

Aplicando herramientas modernas de aprendizaje automático que originalmente se emplean en la astrofísica de ondas gravitacionales para crear modelos predictivos de fusión de agujeros negros y estrellas de neutrones, se ha podido mejorar la estimación de la temperatura basada en mediciones de GDGT y no depender de la combinación TEX86.

Con estas herramientas, el equipo extrajo la temperatura de las concentraciones de GDGT con una precisión de 3,6 grados. Esto supone una mejora al registrarse casi el doble de precisión en relación con modelos anteriores.

Artículos relacionados:

Los efectos del cambio climático llegan al Mar Caspio afectando a 100 millones de personas

¿Cómo influye el cambio climático en las enfermedades infecciosas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.