La salvación de los corales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los científicos quieren salvar los corales. En el Pacífico Sur, esperan descubrir cómo hacerlo. Stephen Palumbi, director de la Estación Marina Hopkins de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, lidera una expedición que investiga los extraños arrecifes de la isla Ofu, en la Samoa americana, corales que parecen ser resistentes al aumento de temperatura que está destruyendo arrecifes por todo el planeta.

El objetivo es encontrar las claves genéticas en los corales resistentes, tal vez la única oportunidad de salvar a la especie antes de que el cambio climático acabe con ella. Las predicciones para el futuro son muy pesimistas. Los corales empiezan a blanquearse cuando se da un aumento de 1,5 ºC respecto a su temperatura máxima normal.

Si el incremento global de temperatura se sitúa, este siglo, entre los 2 y 3 ºC, la mayoría de los corales del mundo estarán en grave riesgo de extinción. El aumento de temperatura mata los corales al afectar la relación simbiótica de la que dependen para sobrevivir. Los corales expulsan las pequeñas algas unicelulares que dan color a sus tejidos. Si desaparecen por completo, los corales mueren.

Las algas son las que realizan fotosíntesis y proveen entre un 50 y un 80% del alimento a los corales. La pérdida de las algas, que se conoce como blanqueamiento porque desaparece el color, es mortal para los corales.

Para evaluar la resistencia de los corales en la isla Ofu, se usarán tanques de estrés, pequeños acuarios portátiles vinculados a un ordenador que pueden cambiar la temperatura del agua con gran precisión. En la isla Ofu, el agua llega a alcanzar 34 ºC durante tres horas al día. La mayoría de los corales no lograrían sobrevivir a estas temperaturas.

Aún no se sabe por qué estos corales responden en forma diferente. Podría ser que tengan algas simbiontes más resistentes o que los propios corales sean la clave. La resistencia podría ser genética o adquirida. Si los científicos descifran el enigma, lo corales tendrán un futuro más esperanzador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *