Las ayudas al carbón en España hacen aumentar las emisiones


A nadie puede sorprender los terribles datos que llegan respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero en el último año en España. Desde finales de 2007, habían disminuido. ¿Qué ha pasado para que, de repente, este año despunten de manera clara? Las ayudas al carbón que el Ministerio de Industria aprobó en febrero. La consecuencia: la producción eléctrica con el combustible más sucio ha crecido un 96% en lo que va de año, según datos de Red Eléctrica.

Cada kilovatio generado con carbón emite casi el triple de emisiones que uno producido con gas natural. Así, pese a que la crisis ha llevado a que la producción de cemento caiga, así como la industrial, en general, y, por tanto se emitan menos gases de efecto invernadero, las emisiones totales subirán entre cuatro y ocho puntos. Si hace un año España emitía un 21% más que en 1990 (el año de referencia de Kioto) ahora emite entre un 25% y un 29% más, según distintas estimaciones. Menos mal que estamos en crisis, si no…

La emisión de gases del sector eléctrico han retrocedido a niveles de 2009. Además del espectacular aumento del carbón, ha sido un mal año tanto para la nuclear (hay una bajada del 7%), como de la energía hidroeléctrica (un 24,2% menos) y la eólica (un 4,3% menos).

Otros sectores, como decimos, han reducido sus emisiones. Por ejemplo, las del transporte han bajado alrededor del 6%, a falta de cerrar los cálculos definitivos. Si no se hubieran dado las ayudas al carbón, el Ministerio calcula que España emitiría ahora un 18% más que en 1990, solo tres puntos sobre el objetivo que la UE fijó para cumplir Kioto.

Según datos de la organización ecologista WWF, la emisión media del sector eléctrico en noviembre de 2011 fue de 239 kilos de CO2 por megavatio por hora generado. En el mismo mes del año anterior fue de 168, un 42% menos. Escalofriante.

Europa lucha contra le cambio climático y España incrementa las emisiones de CO2 en unos ocho millones de toneladas. El ex ministro de Industria, Miguel Sebastián, además de poner contra las cuerdas a la industria solar, ha apoyado hasta el punto de luchar en un litigio con la Unión Europea para defender al sector minero de Asturias y León. Además, la Comisión Nacional de la Energía calculó que el decreto supondría un desembolso de 700 millones de euros en dos años. España tiene un enorme desfase de toneladas respecto al Protocolo de Kioto. Lo pagará dentro de unos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *