Reforestar no es suficiente


La reforestación es una de las acciones que las empresas llevan a cabo para compensar las emisiones de carbono que producen. Y es una medida beneficiosa, no sólo para compensar las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que los árboles absorben carbono, sino que también proporciona otros beneficios para el medio ambiente.

Pero las campañas de reforestación no deben hacernos olvidar que es necesario disminuir las emisiones de carbono. De nada sirve plantar más árboles si seguimos emitiendo la misma cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera, cuando no más. No se trata de criticar las iniciativas de compensación, sino de recordar que no es suficiente.

En otras palabras, la compensación de emisiones de gases de efecto invernadero es una herramienta secundaria, necesaria incluso, pero la principal e indispensable es la reducción de emisiones. Además, existe un peligro indirecto: que la opinión pública se forme una idea falsa y crea que plantando árboles se soluciona el problema del cambio climático.

Por otra parte, hay que tener en cuenta la edad y la especie con la que se reforesta. Los primeros años, los árboles tienen sólo uno o dos años, árboles jóvenes que absorben poco dióxido de carbono (CO2). A medida que crecen, absorben más. Así, la reforestación es una medida que da sus frutos después de varios años.

Mortalidad, incendios, plagas


Además, hay que tener en cuenta otra variable: la mortalidad de las plantas, que puede llegar a superar el 50% de una plantación. Esta variable depende de la calidad de la planta, del tipo de suelo y de las condiciones climáticas y meteorológicas. Y los árboles que mueren, al descomponerse, emiten CO2. Otros factores que pueden acabar con las plantaciones son los incendios o las plagas, que, precisamente, se espera que aumenten debido al calentamiento global.

En definitiva, no podemos depender de la reforestación para mitigar el cambio climático. La única forma es reducir las emisiones. O, dicho de otro modo, reducir el consumo de combustibles fósiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *