Salmones rojos del Pacífico: ¿les beneficia el cambio climático?

salmon-rojo
Aunque siempre se habla de que el cambio climático está afectando de forma negativa a muchas especies animales, lo cierto es que de vez en cuando se observan algunos fenómenos que, como poco, son un tanto curiosos. Y es que se ha observando que los salmones rojos –una de las especies de salmón más importantes en el mundo-, están creciendo más rápidamente. Pero, ¿es realmente beneficioso?

Los cambios

Esta situación se ha detectado sobre todo en la zona de la Bahía de Bristol, situada al suroeste de Alaska (Estados Unidos). Allí los salmones rojos están creciendo más rápido a raíz de una mayor cantidad de alimento que es consecuencia de los efectos del cambio climático que se están produciendo en los lagos y arroyos en los que nacen, según la Universidad de Washington.

Estos nutrientes se ven favorecidos por el aumento de la temperatura que se está produciendo con el cambio climático, lo que está haciendo que los salmones rojos engorden más rápido. Esto tiene una consecuencia clara: llegan al mar antes, incluso, un año antes.

Con anterioridad, permanecían una media de dos años en hábitats de agua dulce hasta que pasaban al océano para alcanzar su madurez. De esta manera, el cambio climático está acelerando la primera parte de su ciclo de vida.

salmon-rojo

¿Es beneficioso?

Este crecimiento puede parecer beneficioso, ya que el salmón rojo realiza su proceso más rápido. Sin embargo, también se ha observado que este paso, en realidad, puede no ser tan positivo.

En concreto, en el largo plazo, parece no ser tan beneficioso, ya que los salmones rojos tienen que permanecer un año más en el océano antes de comenzar la ruta de regreso a su arroyo de origen para desovar.

Además, al llegar al océano un año antes, estas especies podrían ser devastadas si las condiciones de esas aguas no son favorables en el momento de su llegada.

Artículos relacionados:

Comer pescado ayuda a combatir el cambio climático

Las especies marinas son las más afectadas por el calentamiento global

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *