El Banco Mundial quiere crear un fondo para luchar contra el cambio climático


Parece que los líderes mundiales ven en los mercados de carbono un pilar esencial en la lucha contra el cambio climático. Dinero a cambio de permiso para contaminar, para algunos. El Banco Mundial ha anunciado la creación de un fondo, que podría alcanzar los 100 millones de dólares (unos 74 millones de euros), para ayudar a los países en desarrollo y emergentes a que puedan establecer sus propios mercados de carbono.

El propio Presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, explicó que el objetivo era permitir un intercambio de información, pero también aportar un apoyo financiero. Algunos países emergentes, como China, Chile, Indonesia y México, analizan activamente cómo pueden utilizar instrumentos de mercado para desarrollar sus proyectos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de ayudar a estos países a conseguir sus propósitos.

La iniciativa, que está previsto que comience en 2011, se centrará en sistemas como los mercados de cuotas de emisiones o el mercado internacional de mecanismos de desarrollo limpio, mecanismos que permiten a las industrias de los países desarrollados restar una parte de sus emisiones de gases nocivos mediante inversiones en proyecto de desarrollo limpio en países pobres.

Estos proyectos de desarrollo limpio se pueden establecer tanto en un país como en una región o un sector en concreto. Para Zoellick, es importante poder interconectar posteriormente los proyectos que estén en diferentes mercados.

En China aplauden la iniciativa. Ojalá que este país, uno de los que más contamina del mundo, haga algo más que ofrecer bonitos gestos e intenciones. Xie Zhenhua, vicepresidente de la Comisión Nacional china de Desarrollo y Reforma, afirmó que China estudiará la viabilidad de un sistema de cuotas de emisiones y calificó la iniciativa del Banco Mundial como positiva.

Por el momento, hay promesas de financiación para este fondo por parte de Australia (10 millones de dólares), la Comisión Europea (5 millones de dólares), Estados Unidos (5 millones de dólares) y Noruega (un país que no supera los cinco millones de habitantes, otros 5 millones de dólares). Alemania, Japón y el Reino Unido también anunciaron su intención de respaldar financieramente la iniciativa.

Pos su parte, la organización Amigos de la Tierra, opuesta a estos mecanismos de mercado como lucha contra el cambio climático, denunció “el rol perverso” del Banco Mundial en la lucha contra el calentamiento global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *