El sur de Europa será inhabitable


Algunos estudios ponen la carne de gallina. Se acaba de presentar uno que predice el fin de la economía y del modo de vida tal y como lo conocemos hasta ahora. No es estrictamente el fin del mundo, pero es lo que más se puede parecer, en cierto sentido.

El estudio en cuestión se ha publicado en la revista PNAS y se ha elaborado por encargo de la Comisión Europea. En el caso de España, por ejemplo, el modelo económico actual se agotará en 2080. Dentro de unos sesenta años. Un aviso para las generaciones venideras. En el estudio se han analizado al detalle las consecuencias económicas en las distintas regiones de Europa causadas por el aumento de la temperatura que está produciendo el cambio climático.

Este análisis debe servir a los políticos europeos, tanto a Bruselas como a cada uno de los gobiernos de los países miembro de la Unión Europea, para tomar medidas eficientes que afronten el futuro de Europa respecto al gran problema que nos acecha. El trabajo ha sido liderado por investigadores españoles y ofrece distintas proyecciones sobre lo que sucederá en el continente europeo dentro de unos setenta años y con los que la Comisión establecerá sus protocolos de actuación. El trabajo se ha dividido en cinco campos especialmente afectados por el aumento de la temperatura: la agricultura, el turismo, el caudal de los ríos, el estado de las costas y la salud pública.

En general, el sur de Europa pierde y el norte gana. Puede que los ciudadanos de la región escandinava dejen de visitar las playas del sur de Europa y España, Portugal, Italia, Croacia y Grecia (países a los que se podrían añadir, fuera de Europa, Túnez o Egipto) perderán, por tanto, muchos ingresos provenientes del sector turístico. Hasta 5,4 ºC pueden aumentar las temperaturas en estos países meridionales. Además, los cultivos del sur de Europa pueden llegar a reducir su productividad hasta en un 27%. Por el contrario, los países nórdicos y bálticos mejorarían un 52% el rendimiento de sus explotaciones agrarias. Además, con un aumento del nivel del mar de 88 centímetros, más de cinco millones y medio de europeos se verían obligados a abandonar sus hogares debido a las inundaciones (más de un millón serían de las islas británicas).

Según el estudio, por tanto, en los modelos climáticos analizados, sólo Escandinavia y Dinamarca se benefician de la situación. En cambio, en España, Italia y Grecia todos los impactos del calentamiento global son negativos y la vulnerabilidad frente al cambio climático es muy superior al resto de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *