Estas son las razones de Trump para salir del Acuerdo de París

Share on Facebook6Tweet about this on Twitter5Share on Google+0

Donald Trump
Como es bien sabido, Trump acaba de decidir la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París, firmado y ratificado por más de 150 países. Un acuerdo global histórico para combatir el cambio climático que quedará cojo sin el apoyo de la gran USA, y quizá herido de muerte.

Al margen de que el abandono aboque al Pacto al fracaso, o quizá no, lo que está bien claro son las razones que han llevado a decir un rotundo no al mandatario estadounidense. Lejos de esconder sus motivaciones, se explaya con ellas, sin pelos en la lengua. Veamos las principales.

¿Un Acuerdo desventajoso para Estados Unidos?

A la hora de anunciar su decisión negativa, Trump mencionó dos motivos básicos: su ineficacia y su no conveniencia. Por un lado, dijo que el Acuerdo de París no resulta eficaz para proteger el medio ambiente.

Por otro lado, considera que seguir en él perjudica seriamente los intereses del país por requerir inversiones millonarias y decisiones políticas que lastrarán a los sectores más pujantes, en su gran mayoría dependientes de los combustibles fósiles.

Asímismo, acusa a otras naciones de interesadas, poniendo a Estados Unidos como víctima de las potencias emergentes, como India y China, naciones que pese a recibir “miles y miles y miles de millones” siguen contaminando.

En otras palabras, seguir en el Acuerdo de París debilitaría la economía estadounidense y reforzaría a otros países rivales. Lejos de entender que el escenario global es un lugar para la unión, considera que las relaciones internacionales están marcadas por la “falta de escrúpulos”.

Los mismos países que están haciendo perder a Estados Unidos “millones de dólares” están pidiendo la permanencia en el Pacto de París, apunta, algo inadmisible para el mandatario.

Salir del Acuerdo de París, según su lógica, es una medida más para reforzar el país. “Es hora de hacer grande a Estados Unidos de nuevo”, reza su eslogan.

Sus defensores, argumentan esto mismo o incluso van más allá, abogando por un absoluto negacionismo. Básicamente, opinan que el cambio climático no existe, sino como creación interesada para conseguir dinero y poder.

A su juicio, frente a los intereses creados, a las fuerzas fácticas que provienen de ese mundo aún dominante que empieza su declive, encontramos otras fuerzas contrapuestas a aquellas, que buscan su triunfo inventando el fenómeno del cambio climático.

Aunque Trump ha llegado a decir que el cambio climático es un invento de China para desestabilizar la economía, también es cierto que ha llegado a reconocer su existencia, admitiendo la relación entre éste y la actividad humana. Incluso llegó a afirmar que revisaría el Acuerdo de París “con la mente abierta”, tras el intento de la NASA de hacerle entrar en razón. Finalmente, no ha podido ser, y lo cierto es que se veía venir.

2 comentarios

  1. Todo es una farsa, EE.UU. permanecerá en ese acuerdo que Trump rechaza hasta el 2020, y en el 2020 Trump no sería ya presidente. O sea, que esto no es más que un sondeo para ver como está el patio.

  2. Hola Toroide,
    Aunque legalmente no pueda salirse hasta dentro de 3 años, estando Trump en el poder es lógico presumir que la aportación de Estados Unidos será escasa o nula. Por descontado, podemos ir olvidándonos de las políticas que promocionen las renovables, como hizo Obama. No olvidemos que el Acuerdo de París no es vinculante… ¡Un saludo y gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *