Primera comunidad residencial que calcula su huella de carbono en la Península Ibérica


Según un estudio del Banco Mundial, presentado en la Cumbre del Clima de Cancún, las zonas urbanas son las responsables de dos tercios de las emisiones de dióxido de carbono. De ahí la importancia en la lucha contra el cambio climático de reducir estas emisiones y, si es posible, compensarlas con proyectos medioambientales de absorción de carbono.

Planbelas, S. A., la empresa promotora de Belas Clube de Campo (BCC), una promoción inmobiliaria que se ha construido en Lisboa, Portugal, ha hecho pública su huella de carbono. Se convierte así en la primera comunidad residencial de la Península Ibérica en medir su huella de carbono.

Las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la promoción Belas Clube de Campo son 5.102 toneladas de dióxido de carbono. Lamentablemente, no han registrado un gran cambio desde 2008, según datos de la propia promotora portuguesa. La publicación de estos datos se enmarca dentro de su programa “BCC, camino de Kioto”. La promotora Planbelas ha hecho el cálculo conforme al Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (PGEE), promovido por el World Business Council on Sustainable Development y el World Resources Institute, y elaborado por Ecoprogresso–Environment and Development Consultants.

Según el comunicado de la empresa, la huella de carbono ha sido determinada mediante un análisis territorial, es decir, midiendo las emisiones que se originan tanto dentro como fuera de los terrenos del Belas Clube de Campo. Dichos análisis cubren varios aspectos: el Clubhouse o edificio de mantenimiento, el club recreativo, el alumbrado público y los más de setecientos hogares de las familias residentes. En cada una de estas unidades, Planbelas ha medido las actividades que contribuyen a las emisiones de carbono, desde el consumo de combustible empleado en los desplazamientos en coches hasta el consumo de recursos como gas y electricidad o la gestión de los residuos sólidos urbanos.

El objetivo final de la medición es desarrollar nuevas estrategias que permitan el ahorro de energía en el futuro. Además, Planbelas ha puesto en marcha un programa de plantación de árboles para compensar el dióxido de carbono emitido en la promoción. Según sus datos, durante el primer semestre de 2010 se plantaron 1.637 árboles en los terrenos gestionados por la promotora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *