El deshielo de los glaciares de los Andes es mucho peor de lo esperado


Según un nuevo estudio, el deshielo de los glaciares andinos es mucho peor de lo esperado. Se han retirado a un ritmo sin precedentes en las últimas tres décadas. Desde hace cuatrocientos años, nunca habían perdido tanto hielo. Es la conclusión a la que ha llegado el reciente estudio, que ha investigado el fenómeno con datos sobre el terreno, fotografías aéreas y desde satélite, registros históricos y hielo extraído en los glaciares.

Con estos datos se ha comprobado que el deshielo es mucho más acusado en los Andes que la pérdida de hielo media en los glaciares del resto del mundo.

Los glaciares andinos han perdido, de media, entre el 30 y el 50% (dependiendo de las cordilleras) de su superficie desde finales de los años setenta del siglo XX, según ha señalado el investigador Rabatel Antoine, del Laboratorio de Glaciología y Geofísica Ambiental en Grenoble, Francia.

La Cordillera de los Andes acoge al 99% de los glaciares tropicales, que son los que están situados entre el Trópico de Cáncer y el Trópico de Capricornio, en una gran franja alrededor del Ecuador. Estos glaciares son poco habituales porque esta región es una de las más cálidas del planeta. Así, estos glaciares son especialmente sensibles al cambio climático.

Para reconstruir la historia de los glaciares en los últimos siglos, Rabatel y su equipo estudiaron datos procedentes de diversas fuentes. Se pueden conocer los límites del glaciar en el pasado y profundizar en las capas de hielo que forman los glaciares cada año. También estudiaron líquenes que, en ocasiones, sobreviven en las rocas. De este modo, los investigadores pueden saber cuánto tiempo hace que las rocas están libres de hielo.

También han analizado fotografías aéreas que datan de la década de 1950 e imágenes de satélite de la década de 1970 para seguir los movimientos de los glaciares. Desde 1990, las observaciones directas ofrecen datos fiables y numerosos.

Reconstruyendo la historia de los glaciares

Con todo este conjunto de datos, los científicos han podido reconstruir una historia de los glaciares de los Nades y su pérdida de hielo. Los glaciares andinos alcanzaron su extensión máxima en lo que los científicos llaman la Pequeña Edad de Hielo, un período de enfriamiento global que comprende desde el siglo XVI hasta el siglo XIX.

En las regiones tropicales cercanas a Perú y Bolivia, los glaciares alcanzaron sus máximos a principios de 1600, según los investigadores. Los mayores glaciares andinos llegaron al máximo en la década de 1730, aproximadamente. En cambio, los glaciares ubicados a una menor altitud alcanzaron sus máximos en torno a la década de 1830.

Desde entonces, los glaciares, todos ellos, han ido disminuyendo gradualmente. Además, sufrieron un derretimiento acelerado a finales de 1800 y una segunda crisis, mucho más grave, de derretimiento acelerado en las últimas tres décadas. Así, desde 1970, los glaciares han seguido un patrón de derretimiento acelerado. Aunque ha habido años en los que se ha recuperado hielo, enseguida se perdió. La media global en el largo plazo, que en cuestiones climáticas es lo importante, ha sido permanentemente negativa en los últimos cincuenta años, según los investigadores.


La pérdida media de entre un 30 y un 50% es una diferencia bastante grande entre unos glaciares y otros. Algunos pequeños glaciares han desaparecido por completo, como el glaciar Chacaltaya de Bolivia, desapareció en 2009 y en el que se llegó a esquiar, como se puede apreciar en la foto de arriba.

Los ubicados a una menor altitud (glaciares por debajo de unos 5.400 metros) se están derritiendo a un ritmo el doble de rápido que los que están a una mayor altitud. Estos glaciares bajos constituyen la mayoría de los glaciares de los Andes y se prevé que desaparezcan dentro de unos años o, a lo sumo, décadas, ha asegurado Rabatel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *