Nuevos peces en aguas británicas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El calentamiento global provoca que algunas especies busquen regiones más propicias para su modo de vida. En las aguas frente al Reino Unido se está produciendo un gran cambio en este sentido. Se ha realizado un estudio sobre la temperatura de estas aguas y se ha comprobado que la población de peces está cambiando.

Algunas de las especies que prefieren aguas frías, como el bacalao y el eglefino (parecido a aquél), están comenzando a abandonar la región, mientras que los peces que están a gusto en aguas más cálidas, como la merluza, el lenguado y el salmonete de roca (en la imagen), están colonizando las aguas que rodean al Reino Unido.

Los científicos han elaborado el estudio para que, tanto Gobiernos como grupos ambientalistas, puedan planear mejores modos de proteger y gestionar esos cambios. Los investigadores han analizado datos recogidos durante 28 años, la mayoría provenientes de los organismos de pesca.

Se recabó, así, información sobre las cincuenta especies de peces más comunes (quedaron excluidas especies de peces pelágicos como la caballa y el arenque). De estas cincuenta especies analizadas, se cree que 36 se han visto afectadas por el calentamiento global y 27 de ellas están emigrando a aguas británicas.

Por otra parte, nueve de las especies preferidas por los pescadores británicos están desapareciendo de sus cosas, pescados como el bacalao, el eglefino, el abadejo o la maruca. Bueno, no queda otra que adaptarse a lo que viene y cambiar de objetivos al lanzar las redes. Es posible que los nietos no coman las mismas especies que comían los abuelos.

En todo caso, lo importante es aceptar lo que está ocurriendo y adaptarse, es decir, gestionar de manera sostenible el sector pesquero al tiempo que se produce un cambio de mentalidad en los consumidores, que deberán demandar otras especies.

Algunos científicos llaman la región del Atlántico Nordeste la “caldera del cambio climático”, pues, en los últimos treinta años, la temperatura del agua ha subido hasta cuatro veces más que la media mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *