El deshielo hace que los océanos sean más ácidos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Cada vez se descubren más efectos negativos consecuencia del deshielo que se está produciendo en la Antártida. Este fenómeno está haciendo que los océanos cada vez sean más ácidos. Y, a su vez, esta circunstancia debilita a toda la fauna y flora marina de Sudamérica. Así lo ha afirmado el director del Instituto Antártico Ecuatoriano, José Olmedo.

El agua dulce que procede del deshielo entra en los océanos y hace que éstos se vuelvan cada vez más ácidos. Es una de las conclusiones a las que se ha llegado en una reunión de los mayores expertos de la región sobre este tema. Olmedo añadió que la acidificación de los océanos debilita a muchos de los organismos que están acostumbrados a vivir en agua salada. Esto tendrá una repercusión negativa en todos los países latinoamericanos, concluyó.

La principal conclusión del encuentro, que reunió a los Administradores de Programas Antárticos Latinoamericanos (Rapal) es que el cambio climático está transformando el ecosistema de la Antártida. En esta región predomina un ecosistema relacionado con el agua salada del mar, pero ahora, con el deshielo de los glaciares, el agua dulce penetra en las costas y obliga a los seres vivos a emigrar hacia otros lugares.

Animales que se alimentan de otros animales, como los pingüinos, las focas o algunas especies de ave, también se verán obligados a moverse para conseguir el alimento necesario para su supervivencia. Hay que aclarar que este tipo de procesos se producen en el transcurso de varios años, pero ya se está empezando a ver la transformación del ecosistema antártico. Una vez más, se demuestra que el cambio climático es un proceso global y que los efectos negativos suponen una cadena de acontecimientos que, a la postre, afecta a todos los habitantes del planeta. En la Antártida no hay fábricas contaminantes, ni coches, pero, aun así, la región se ve afectada por el fenómeno global.

Y, como es un sistema que se retroalimenta, el cambio en esta región afectará también a todo el planeta: por la acidificación de los océanos y porque la disminución de los glaciares aumenta el nivel del mar. Un círculo vicioso que hay que detener cuanto antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *