El mundo firma un acuerdo histórico el Día de la Tierra 2016

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Este año, el Día de la Tierra coincide con la firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, celebrada en en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. A ella han acudido representantes de 171 países a estampar su rúbrica sobre lo que muchos expertos consideran papel mojado.

Aunque también es cierto que otras voces no menos autorizadas también sostienen que pese a sus deficiencias, -básicamente no ser vinculante y no establecer plazos claros ni penalizaciones-, el acuerdo marca un hito histórico en la lucha global contra el calentamiento.

¿Un punto de llegada o de partida?

Desde el enfoque más crítico, probablemente hacer coincidir el Día de la Tierra con la firma es demostrar que se trata de un símbolo, más que de un acuerdo que busca resultados pragmáticos que realmenten frenen el calentamiento global. Y, sobre todo, que lo consigan dentro del plazo improrrogable que el planeta exige, a ser posible mejorando el famoso límite de los 2 grados centígrados.

Quienes confían en la importancia y eficacia del pacto logrado en la COP21, última conferencia del clima, celebrada en la capital gala hace poco más de tres meses, creen que va a marcar un hito histórico en la lucha global contra el calentamiento. Sin negar sus carencias y dificultades de implementación, apuestan por él considerándolo un punto de partida, y no de llegada.

¿Qué ocurrirá en el futuro? El tiempo, como siempre, tiene la respuesta, pero también es cierto que dejarlo en sus manos puede acabar llevándonos al fracaso. O, lo que viene a ser lo mismo en este caso, a sufrir una auténtica catástrofe ambiental a nivel planetario.

Sea como fuere, la firma ha supuesto la puesta en marcha de su maquinaria. El próximo paso será la ratificación parlamentaria. De hecho, este acuerdo entrará en vigor hasta que al meons 55 países que representen al menos el 55 por ciento de las emisiones hayan depositado el instrumento de ratificación, y para ello se precisa el mencionado acuerdo parlamentario.

Si ocurre tal cosa, al menos se habrá dado un paso adelante clave en la reducción de emisiones por parte de los países más contaminantes. Y, mientras las cosas de Palacio van sucediendo como acostumbran, despacio, despacio, las temperaturas medias globales siguen batiendo récords. No olvidemos que, de continuar el ritmo actual de emisiones, la temperatura subiría por encima de los tres grados.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *