El precio por contaminar es demasiado bajo


El mercado de CO2, permitir emitir a cambio de pagar, sigue siendo la principal herramienta de la Unión Europea para combatir el cambio climático. Pero, claro, fijar un precio de carbono se presta a la especulación o, al menos, a que ese precio suba o baje según las necesidades del mercado.

La Unión Europea ofreció derechos gratuitos entre las empresas antes de que empezara la crisis económica, es decir, antes de la caída de la producción industrial. Y, ahora, se lo está pensando mejor. Hay tantos derechos repartidos que el precio de la tonelada de CO2 se ha hundido: se encuentra a seis euros y se esperaba a un precio de entre veinte y cincuenta euros. Es el problema de poner un precio al respeto al medio ambiente.

Así que, desde Bruselas, se están buscando nuevas fórmulas para intervenir el mercado y reflotar el precio. En otras palabras, que no sea tan barato contaminar. Una comisión del Parlamento Europeo ha pedido retirar derechos de emisión del mercado, algo que ya había reclamado la Comisión. La simple votación, que no era vinculante, que no significaba nada a efectos prácticos, sirvió para elevar el 20% el precio hasta los ocho euros, lejos de lo que quiere el sector, pero una prueba de que se puede hacer algo al respecto.

La crisis afecta a toda operación financiera, también al mercado de carbono. Si el precio por emitir CO2 continúa bajando, contaminar va a salir muy barato. Una primera solución fue que los derechos no caducaran y se mantuvieran hasta 2020. Además, a partir de 2013, parte de los derechos se subastarán. Es un incentivo para que las empresas vendan todo y no especulen.

Sin embargo, se contaba con que la economía mejorara. Muchas industrias contaminantes recibieron derechos justo antes de reducir drásticamente su producción. Ahora lo tienen muy fácil: pueden contaminar y pagar poco por ello.

Se está demostrando, en definitiva, que no se puede solucionar el cambio climático sólo con dinero. La Unión Europea trata de arreglarlo, pero sin cambiar el sistema. Poniendo parches. No es el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *