¿Está Europa dispuesta a luchar contra el cambio climático?


La comisaria de Acción por el clima de la Unión Europea, Connie Hedegaard, se ha comprometido a luchar para salvar uno de los pilares de la política medioambiental europea: el sistema de comercio de emisiones (ETS). Así lo ha asegurado después de que los eurodiputados rechazaran las reformas destinadas a salvar este sistema en crisis.

Los diputados del Parlamento Europeo votaron mayoritariamente a favor de una propuesta que tiene como objetivo reducir la caída de precios del carbono, tras el superávit de permisos en el mercado ETS que causó que su precio bajara a casi la mitad, quedando en 3 euros por tonelada de carbono emitida. Son los problemas de la especulación, por lo demás.

Connie Hedegaard aseguró que su departamento está preparando reformas estructurales para el largo plazo que incluyen medidas para restringir los derechos de los permisos de carbono y para permitir la revisión del número de permisos de las empresas reciben de forma gratuita.

Pero, las buenas intenciones se pueden ver frenadas por un grupo de presión formado por varias empresas que se oponen a las sanciones y multas para las industrias que más emisiones de dióxido de carbono produzcan.


Connie Hedegaard, ha reclamado a todos los Estados de la Unión Europea, pero, especialmente a España, que apoyen el sistema que permita un mercado estable de los derechos de emisiones de dióxido de carbono (CO2). La falta de estabilidad del precio en los mercados de derechos de emisión, según la comisaria, podría llevar a empresas y estados a ser menos ambiciosos a la hora de reducir sus emisiones de CO2 debido a su bajo precio.

Fracking

Connie Hedegaard también opinó sobre un tema candente, el fracking, asegurando que no se debían repetir los errores que se han cometido en Estados Unidos. La fractura hidráulica es una técnica para extraer gas con la que hay que tener mucho cuidado y no se podrá conseguir con ello más eficiencia que con las renovables, ha remachado Hedegaard. Por razones, tecnológicas y de otro tipo, no será tan barato como en Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *