Iceberg al desprenderse una enorme capa de hielo en Groenlandia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Una jarra de agua fría para los escépticos del calentamiento global. Una prueba física y contundente de que el cambio climático existe y se está acelerando. Un enorme iceberg que se ha desprendido de la isla de Groenlandia. El tamaño: dos veces la isla de Manhattan. Unos 150 kilómetros cuadrados de masa de hielo, nieve y rocas que quedará a la deriva y se irá derritiendo lentamente, recordando al ser humano que está destruyendo el planeta. El descubrimiento del fenómeno lo ha hecho Andreas Muenchow, un investigador de la Universidad de Delaware, en Estados Unidos.

Este iceberg es la segunda pérdida masiva para el Glaciar Petermann en dos años, según el investigador. En 2010, el glaciar perdió un trozo de hielo cuatro veces el tamaño de Manhattan.

El tamaño no es tan grande como el iceberg que se formó en 2010. Pero el hecho de que haya ocurrido en una fecha tan próxima, apenas dos años después, significa que la orilla del glaciar se encuentra en un punto en el que no había estado desde hace 150 años, ha señalado Muenchow en un comunicado de prensa de la universidad.

El investigador puntualiza que es pronto para culpar al calentamiento global de la pérdida del hielo en Groenlandia. El noroeste de Groenlandia y el noreste de Canadá se están calentando cinco veces más rápido que el resto del mundo, ha dicho Muenchow. Pero el calentamiento observado no es prueba de que la disminución de la capa de hielo sea causada por ello, porque las temperaturas del aire tienen poco efecto en este glaciar. En cambio, las temperaturas del océano sí lo afectan. Las series de tiempo sobre la temperatura del océano son de cinco a ocho años, cortos para establecer una robusta señal de calentamiento.

Muenchow espera que el enorme pedazo de hielo entre en el estrecho de Nares, entre Groenlandia y Canadá. Allí, si todo va según lo previsto, se partirá en pedazos más pequeños. Pero eso puede llevar tiempo. Las piezas del iceberg de 2010 todavía se pueden encontrar desde la costa canadiense hasta la localidad de Labrador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *