Inyectar dióxido de azufre en la atmósfera puede reducir los efectos del cambio climático

atmosfera-cambio-climatico
Ante los efectos del cambio climático, los investigadores siguen buscando soluciones para tratar de paliar sus consecuencias. Una de las últimas propuestas se centra en inyectar dióxido de azufre a la atmósfera superior de la Tierra. Esto permitiría espesar la capa de luz que refleja las partículas de aerosol artificialmente, contribuyendo así a reducir los efectos del cambio climático.

La propuesta

Esta iniciativa basada en inyecciones de dióxido de azufre o SO2 ha sido realizada por investigadores del University College de Londres y la Universidad de Harvard. La propuesta se basa en los hallazgos en los resultados de una simulación de geoingeniería con aerosoles estratosféricos para evaluar si el enfoque podría compensar o empeorar los efectos del cambio climático en el mundo.

Esta simulación permitió descubrir que reducir a la mitad el calentamiento al agregar aerosoles a la estratosfera podría moderar los riesgos climáticos en casi todas las regiones. Solo en una fracción muy pequeña de las áreas terrestres se apreció una exacerbación de los efectos vinculados con el cambio climático.

Estos resultados suponen un importante avance porque, hasta ahora, la mayoría de los estudios se habían centrado en un escenario de geoingeniería solar para compensar todo el calentamiento del futuro. Es un sistema con el que un 9% de la superficie terrestre experimentaría un mayor cambio climático.

atmosfera-cambio-climatico
Sin embargo, con este estudio, al contemplarse solo la mitad del calentamiento, este porcentaje del 9% baja hasta el 1,3% del área terrestre.

Medidas complementarias

A pesar de este resultado, los investigadores consideran que esta medida debe plantearse como un enfoque complementario a los recortes de las emisiones para abordar el cambio climático.

Y es que este planteamiento no trata la causa subyacente (la acumulación de CO2 y de otros gases de efecto invernadero en la atmósfera), sino que solo contempla los síntomas del cambio climático.

De esta manera, inyectando la cantidad correcta y justa de SO2 y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, la geoingeniería de aerosoles estratosféricos podría contribuir a manejar los impactos del cambio climático.

Artículos relacionados:

El cambio climático limita la capacidad de albergar vida en los ecosistemas áridos

Los viñedos pueden contribuir a paliar la crisis climática

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.