Los viñedos pueden contribuir a paliar la crisis climática

vino
La crisis climática va a afectar a muchos cultivos. Y el viñedo no es ninguna excepción. Sin embargo, las viñas tienen una parte diferencial frente a otras plantaciones. Y es que pueden ayudar a paliar la crisis climática. La clave está en su diversidad, que es la gran baza para contribuir a minimizar sus efectos.

Las afecciones

Las estimaciones realizadas sobre las afecciones de la crisis climática en los cultivos reflejan que alrededor del 50% de los cultivos vinícolas se puede ver afectado. En concreto, el 56% de las regiones que cultivan uvas de vino verían perder la idoneidad climática para estos cultivos.

Es una consecuencia que, incluso, se produciría aunque se limite el incremento de las temperaturas a dos grados centígrados. No obstante, las previsiones también señalan que los efectos serán peores en entornos o escenarios más cálidos. En el caso de un calentamiento de cuatro grados, este porcentaje se elevaría al 85%.

Sin embargo, es una situación que podría reconducirse haciendo cambios en algunas prácticas agrícolas, según se recoge en el estudio que se ha realizado por el grupo de Ecología del Cambio Global y Evolución (GloCEE) de la Universidad de Alcalá.

vino

El efecto de la biodiversidad

En este estudio se indica que las pérdidas de idoneidad climática se podrían traducir en pérdidas de productividad o de calidad en relación al ácido de las uvas o del contenido de azúcar. Esto conduciría a que los productores tuvieran que realizar una valoración sobre la necesidad de implementar medidas de adaptación.

Dentro de estas medidas de adaptación del sector del vino, existen varias prácticas relacionadas con el manejo agrícola como riegos, microaspersión, sombreo… aparte de ir trasladando los viñedos en altura y latitud.

A estas soluciones, los investigadores añaden la sustitución de material vegetal o de variedades, ya que son alternativas que consideran que tienen un gran potencial, aunque reconocen que no tendrían tanto efecto positivo si se alcanzan los escenarios de calentamiento más pesimistas.

De todos modos, este aumento de la agrobiodiversidad, tendría varias ventajas. Una de ellas es la capacidad de incrementar la resiliencia de los diferentes cultivos o parientes silvestres sin realizar cambios en las regiones agrícolas.

Artículos relacionados:

Cultivos que ayudan a combatir el cambio climático

El cambio climático pone en riesgo los cultivos agrícolas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *