Meteorología, una ciencia cada vez más interesante


“El tiempo está loco”. Es una expresión popular que nunca antes ha tenido tanto sentido. El clima depende de muchos factores: fuerzas o energías que rigen el universo, los planetas, las estrellas; la atmósfera, el interior de la Tierra, la radiación social: y, por supuesto, las actividades que realiza el ser humano. El tiempo es variable. Pero, ¡¿tanto como en la actualidad?! Por otra parte, afecta a la salud de la población más que nunca.

Para conocer qué tiempo hará mañana o en los próximos días, los meteorólogos miden y analizan muchos datos, una buena cantidad de variables, las más conocidas la presión atmosférica, la temperatura o la humedad relativa.

Las predicciones son más o menos fiables. Cuanto más largo es el periodo de tiempo, más difícil será la predicción. Porque, en ocasiones, el clima cambia. Es lo que está ocurriendo a causa del cambio climático. El efecto invernadero disminuye la superficie nevada o helada de la Tierra. El Ártico es el más claro ejemplo de ello.

Hay incluso opiniones que argumentan que la Tierra reacciona violentamente al efecto invernadero provocado por los gases, como si fuera un animal al que se está haciendo daño, al que se está torturando, y que se defiende con los métodos a su alcance, esto es, activando volcanes y produciendo huracanes destructivos. Las partículas de los volcanes podrían enfriar la atmósfera al impedir que pase parte de la radiación solar. Sin embargo, esta teoría, de momento, es pura especulación.

No sabemos si el tiempo (o quizá la Tierra) se ha vuelto loco. Pero sí sabemos que está afectando al ser humano. Tanto a nivel físico como psicológico. En los países escandinavos hay un índice mayor de suicidios que en los mediterráneos: ¿será porque hay menos horas de sol?

Otros ámbitos interesantes son el meteorólogo forense, las investigaciones sobre si el clima puede provocar conflictos civiles, los rayos cósmicos galácticos que afectan al clima, los satélites meteorológicos… La climatología es una ciencia interesante y con ramificaciones, a menudo, totalmente desconocidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *