Tifón Talas asola Japón

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


A perro flaco… Cuando Japón aún se recupera del terremoto, el posterior maremoto que desembocó en el peor accidente civil nuclear desde Chernóbil, ahora está sufriendo los embates de un tifón. Talas, como fue bautizada esta tormenta tropical, ha azotado con violencia al país nipón.

El Gobierno de Japón ha comenzado las labores de asistencia y búsqueda de, al menos, 54 desaparecidos. En el sur del país, la zona más afectada, miles de personas se han quedado sin hogar y, de momento, la lista de fallecidos asciende a 37 personas.

Talas se desplaza lentamente por el Mar del Japón hacia la costa rusa. El pasado fin de semana tocó tierra en la isla de Shikoku, en el sur de Japón, y fue desplazándose hacia el norte descargando una gran cantidad de lluvias torrenciales y con vientos de hasta 108 km/h. Asoló todo a su paso.

La Agencia Meteorológica de Japón activó la alerta máxima por tifón en algunas provincias y en otras, como en la capital, Tokio, el aviso fue de precaución. Con todo, el peligro no ha pasado todavía, ya que las bajas presiones puedan causar aún lluvias torrenciales en la isla de Hokkaido, en el norte del país.

Todo el mundo colabora en la ayuda: agentes de la Policía, Bomberos y Fuerzas de Autodefensa. Buscan desaparecidos y ayudan a los supervivientes. A medida que pasa el tiempo, se encuentran más personas fallecidas. En la provincia de Wakayama, el tifón se cobró la vida de, al menos, 21 personas, mientras que otras 32 siguen aún desaparecidas.

En la región de Nara, uno de los principales centros turísticos de Japón, cuatro personas han muerto y otras veinte permanecen desaparecidas. Además de las fuertes lluvias, los aludes de barro son muy peligrosos, pues entierran todo lo que se encuentra a su paso.

Hay pueblos incomunicados por carretera y muchos se encuentran sin suministro eléctrico. Se calcula que casi doscientas mil viviendas no tienen acceso a electricidad y otras 36.000 están sin teléfono. Talas ya ha batido un récord: ser el tifón más mortífero que ha sufrido Japón en los últimos siete años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *