Aumentarán las sequías y se reducirá la producción de alimentos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El calentamiento global producirá sequías más severas y duraderas, lo que reducirá considerablemente la capacidad de producir alimentos en Inglaterra en la década de 2020. Así lo señala un informe de los asesores sobre cambio climático del Gobierno británico. Los veranos son cada vez más calurosos y secos y los agricultores se tendrán que enfrentar a un déficit del agua de hasta un 50% respecto a los niveles actuales. El informe elaborado por el Comité sobre Cambio Climático (CCC) advierte, además, que las prácticas agrícolas actuales están erosionando el suelo.

Por tanto, a largo plazo, la seguridad en la producción de alimentos en Inglaterra no está asegurada. Los expertos advierten que los rendimientos de los cultivos están llegando a sus límites biológicos máximos. El clima es extremo: el otoño húmedo seguido de la primavera más fría desde hace medio siglo, lo que ha provocado que el rendimiento en la producción de trigo se reduzca en un tercio. Esto ha obligado a importar 2,5 millones de toneladas de dicho producto.

Actualmente, alrededor del 40% de los alimentos del Reino Unido son importados. Si no se actúa ya para mitigar el cambio climático y para adaptarse a sus consecuencias, esa cifra aumentará.

Los científicos creen que los veranos serán más secos y calientes. Las zonas con mayor riesgo de sequía son las regiones del este y el sur de Inglaterra, precisamente los campos que, actualmente, resultan los más productivos.


Para evitar problemas a largo plazo, los agricultores deben reducir hasta en un 50% la cantidad de agua utilizada para regar sus cultivos. Según el informe, podría ser necesario encarecer el agua para obligar a un consumo más racional del recurso.

Mover los diques por la subida del nivel del mar

Los expertos del clima también plantean la posibilidad de que se construyan más embalses de pequeño tamaño. Para ello, el Gobierno debería ayudar y subvencionar a los agricultores. Por otra parte, hay que analizar qué cultivos son más tolerantes a la sequía e instalar sistemas de riego eficiente.

Otro asunto que preocupa a los expertos es la subida del nivel del mar. Aunque más de la mitad de la costa de Inglaterra está protegida por diques, el Gobierno ya ha acordado que el 10% de esos diques se debe mover hacia el interior en 2030.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *