Las ciudades deben adaptarse para sobrevivir al estrés climático

camboya
El cambio climático no solo afecta a los entornos naturales. Las ciudades no se escapan de su impacto. Así se constata en un nuevo estudio realizado por la Universidad de Sydney en el que se advierte de que todas las ciudades y sus espacios interiores deben desarrollar resiliencia para sobrevivir al estrés climático.

La investigación

Esta necesidad de desarrollar resiliencia en las ciudades se basa en las investigaciones que relacionan el cambio climático con la pervivencia de civilizaciones antiguas. De hecho, una adaptación deliberada al cambio climático puede explicar por qué algunas ciudades antiguas jemer y mesoamericanas colapsaron mientras que otras de sus alrededores rurales continuaron prosperando.

Desde el año 900 al 1500 d.C., las ciudades jemer del sudeste asiático continental y las ciudades mayas en mesoamérica se colapsaron en períodos de intensa variabilidad climática.

Muchos núcleos urbanos ceremoniales y administrativos de muchas ciudades fueron abandonados, mientras que las comunidades circundantes podrían haber resistido por la inversión a largo plazo en paisajes resilientes.

camboya
El estudio refleja que crearon extensos paisajes de campos agrícolas en terrazas y con terraplenes para el control del flujo de agua que actuaban como sumideros tanto de agua como de sedimentos y nutrientes.

La investigación considera que la inversión a largo plazo realizada por estos núcleos en la fertilidad del suelo y captura y almacenamiento de recursos hídricos puedo ser un factor determinante para que las comunidades persistieran aunque los núcleos urbanos fueran abandonados.

El análisis

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores han revisado la información arqueológica y ambiental relevante del sudeste asiático y mesoamérica. Este análisis ha permitido, por ejemplo, observar que en la ciudad antigua de Angkor, situada en la Camboya moderna, su núcleo administrativo y ceremonial fue abandonado progresivamente durante varias décadas.

Además, todo culminó con sequías catastróficas durante los siglos XIV y XV. Sin embargo, los paisajes agrícolas circundantes pudieron persistir durante estos episodios de estrés climático.

Artículos relacionados:

El arroz ayuda a reducir la contaminación del aire en las ciudades

Un pacto climático no evitaría la inundación de ciudades como Sydney, Río, Londres o Hong Kong

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.