Las tierras serán cada vez más secas y menos productivas

tierra-seca
Los efectos del cambio climático en las tierras van más allá de efectos como la desertización. Un nuevo estudio que ha sido realizado en la Universidad Estatal de Washington ha puesto de manifiesto que las tierras secas seguirán aumentando en todo el mundo como consecuencia del cambio climático. Esto conllevará a su vez que la productividad se reduzca.

El estudio

Este nuevo estudio ha cuantificado el impacto de esta expansión acelerada de las tierras secas –incluyendo sabanas, praderas y matorrales-, que son fundamentales para el pastoreo, en la producción primaria bruta. También se han tenido en cuenta las tierras de cultivo no irrigadas a nivel mundial por su importancia.

El estudio pone de manifiesto la vulnerabilidad de las tierras secas a los fenómenos climáticos extremos más frecuentes y severos. Inicialmente, los cálculos realizados han reflejado que la productividad de las tierras secas aumentará en general un 12% para 2.100 en comparación con la línea de base de hace diez años.

Un dato que, sin embargo, no es tan halagüeño porque las tierras secas están reemplazando a los ecosistemas más productivos. Esto hace que la productividad global no pueda aumentar.

tierra-seca
Y eso no es todo porque el estudio también constata que la productividad en cualquier área de tierras secas disminuirá por los cambios que se prevén en las precipitaciones y temperaturas.

De esta manera, la expansión de los diferentes tipos de tierras secas producirá grandes cambios en las contribuciones regionales y de subtipos a la productividad mundial de estas tierras.

La expansión

Tras esta expansión se encuentran varios factores como el cambio climático, los incendios forestales y las actividades humanas, que afectarán a estos ecosistemas sometidos ya a estrés hídrico y que muestran una mayor sensibilidad a cambios de temperatura o precipitación.

Son factores que amenazarán a la biodiversidad de estos entornos, aparte de incidir en la capacidad de absorber y retener carbono. No son las únicas consecuencias: en los países en desarrollado podría producirse un fuerte impacto social y económico.

Artículos relacionados:

El cambio climático acelera el avance de la desertificación

Desertificación: sólo el 2,5% del agua del planeta es dulce

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.