Buenos Aires inundada a causa de lluvias torrenciales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las lluvias torrenciales caídas sobre Buenos Aires el martes 2 de abril han supuesto un récord histórico. Varios barrios de la capital argentina han quedado totalmente anegados. Según el alcalde de la ciudad, Mauricio Macri, las precipitaciones que han caído constituyen un récord para el mes de abril y son las segundas mayores desde 1906.

El Servicio Meteorológico cree que, además, se producirán nuevas lluvias, aunque al menos no se espera que sean tan fuertes como las de la mañana del martes. La Dirección de Vialidad de Argentina pidió a los conductores tener precaución al volante, ya que algunas autopistas de acceso a la ciudad tienen tramos inundados.

En el núcleo urbano de Buenos Aires han muerto ocho personas. Dos de las víctimas mortales se registraron en Saavedra. Una mujer, de unos 80 años, fue encontrada muerta en su casa del barrio Mitre. Parece ser que fue sorprendida por la crecida del agua y murió ahogada. Un hombre que rondaba los 80 años fue hallado muerto en su vivienda. La causa del fallecimiento fue un paro cardíaco. Por otra parte, un trabajador de la línea B de metro murió porque se electrocutó en la estación Los Incas.

Además de calles anegadas, se produjeron cortes de luz y choques en las autopistas. Las precipitaciones superaron los 155 milímetros, según datos del Observatorio Central de Buenos Aires (OCBA).

Barrios inundados

Los barrios más afectados en Buenos Aires son Belgrano, Palermo y Nuñez. Hay agua acumulada en Villa Urquiza, Liniers, Mataderos y Floresta. Se acumuló mucha agua en la avenida Cabildo y su intersección con las calles Blanco Encalada y Olazábal, en avenida del Libertador y Campo Salles y en la avenida Juan B. La avenida General Paz presentaba tramos cortados.

El alcalde, Mauricio Macri, que se encontraba en el extranjero, regresó a Buenos Aires para enfrentar la emergencia. Ha asegurado que seiscientas personas trabajarán para hacer frente a la catástrofe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *