Estados Unidos sufre la peor sequía desde 1956


Desde hace unos años, los eventos extremos del clima son moneda corriente en los Estados Unidos. Lógicamente, en época estival el protagonismo es para las altas temperaturas, que este año están provocando virulentos incendios y sequías que afectan a los cultivos como el maíz y la soja.

El país está viviendo su peor sequía desde hace casi sesenta años. Los más viejos del lugar no recuerdan tanto calor desde que eran unos jovencitos, y hay que remontarse a mediados del siglo pasado para encontrar una sequía similar en los registros meteorológicos oficiales.

Según datos publicados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), Estados Unidos no sufría su mayor sequía desde 1956. Por regiones, a finales de junio el 55 por ciento del país sufría una sequía de moderada a exterma, echando a perder el 30 por ciento de los cultivos de maíz y provocando incendios forestales que han sido noticia por su especial virulencia.

Lo anormal de esta situación es, precisamente, su anormalidad, valga la redundancia. Es decir, de acuerdo con el informe elaborado por la NOAA, hasta el 80 por ciento de los Estados Unidos sufre una sequía atípica que ha llegado a lugares donde antes no se dejaba sentir, como las Grandes Llanuras del oeste o las zonas del medio oeste.

El mes de junio pasado fue insólitamente seco, y esta falta de agua ha afectado a las capas superficiales del suelo. Resultado: los cultivos han acusado la falta de agua y los pastos “se han deteriorado a un ritmo pocas veces visto en los últimos 18 años”, dijo el informe.

Las áreas catastróficas son de récord: Más de 1.000 condados en 26 estados han sido declarados zonas de desastre debido a la sequía, de acuerdo con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

El triste panorama está relacionado con el cambio climático, que propicia este tipo de eventos extremos, si bien no puede hablarse de una causa directa, estimaron expertos que debatieron sobre estos fenómenos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *