La sequía de Chile mejora levemente


Ha llovido en las zonas centro y sur de Chile, lo que ha disminuido el problema de sequía que afectaba a la mayoría de los embalses del país. Las autoridades se han visto obligadas, en los últimos tiempos, a decretar varias alarmas por crisis hídrica. Con todo, las lluvias no serán suficientes para la zona centro norte, ya que en la IV Región de Coquimbo los niveles de agua aún se mantienen bajos.

Según la Comisión Nacional de Riego del Ministerio de Agricultura, los embalses de la cuarta región están solo a la mitad de su capacidad histórica: Puclaro tiene un 16% de su capacidad, La Paloma un 14% y el Cogotí supera apenas el 13%.

La región de Valparaíso pasó de tener una sequía extrema a un superávit hídrico del 17% gracias a las lluvias caídas. Solo hace algunos meses, la falta de agua era tan evidente que la actividad arqueológica en varios embalses se vio beneficiada. Allí se encontraron restos de la guerra civil de 1891.

La sequía produjo problemas sociales en la Quinta Región. Fue el conflicto conocido como el “robo de agua”, ya que se descubrieron irregularidades por parte de las empresas de gestión del agua. Rodrigo Mundaca, secretario de Modatimo, acusó en distintos medios de usurpación ilegal de aguas en terrenos del ex secretario de Estado Edmundo Pérez Yoma y que afectaron a las cuencas de los ríos de la Ligua y Petrora.

Cabe señalar que la sequía ha sido un asunto de prioridad nacional. Al final del verano, los embalses apenas superaban el 28% y, en algunas localidades, no había agua ni siquiera para consumo humano.

En la actualidad, la situación ha mejorado algo. El secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego, Felipe Martin, informó que, gracias a las precipitaciones en forma de nieve en algunas regiones como Portillo y la zona alta dela Región de O`Higgins, hay una importante reserva hídrica para las épocas de calor. El Laja tiene 1.318 millones de metros cúbicos y en mayo sólo alcanzaba los 895 millones. Colbún, por su parte, está bajo la mitad que el pasado con 422 millones de metros cúbicos.

En todo caso, no hay que olvidar que, incluso en épocas de lluvias y nieve, los ciudadanos deben comprometerse con el ahorro de agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *