Los efectos del cambio climático perdurarán miles de años


No nos vamos a librar tan fácilmente del cambio climático. Ni siquiera haciendo los deberes. Al menos, así se desprende de una investigación elaborada por la Universidad de Calgary, Canadá, en la que se prevé que el aumento de las emisiones de dióxido de carbono tendrá un impacto sobre las temperaturas del planeta en los próximos mil años. Entre otras consecuencias, este aumento de la temperatura elevará en, al menos cuatro metros, el nivel de las aguas del mar. Las conclusiones del estudio se han publicado en la la revista científica Nature.

Según la investigación, dirigida por el profesor Shawn Marshall, el colapso llegará, aproximadamente, en el año 3000, cuando se producirá una catástrofe causada por el derretimiento de la placa de hielo occidental de la Antártida. Lo peor de esta catastrófica previsión es que se producirá en el mejor de los casos posibles, es decir, siendo muy optimistas y pensando que no se usarán combustibles fósiles y se evitarán toneladas de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Esta investigación es la primera que trata de hacer predicciones a tan largo plazo. Se realizó con programas informáticos de simulación especialmente diseñados para ello que exploraron los diferentes escenarios posibles en una situación de emisión cero de dióxido de carbono a partir de los años 2010 y 2100.

Otra de las conclusiones del estudio es que las regiones del hemisferio norte saldrán mejor paradas que las regiones del sur. (Como es habitual, cabría añadir.) En todo caso, la proyección es que los patrones del clima en zonas del norte como Canadá cambien por completo.

Del estudio se desprenden otras conclusiones. Grandes áreas del norte de África se convertirán en desiertos. El calentamiento global, con un aumento del 5% de la temperatura de los océanos, causará el colapso de la capa de hielo occidental de la Antártida, que tiene una superficie de 2,2 millones de kilómetros cuadrados, es decir, cuatro veces el tamaño de un país como España. Marshall ha señalado que las aguas oceánicas y parte del hemisferio sur van a sufrir en mayor medida el aumento de las temperaturas. Además, sostiene que los efectos que se pueden ver en la actualidad en dichas zonas son la punta del iceberg. Aún queda lo peor.

El calentamiento continuará, las corrientes de viento en el hemisferio sur pueden comenzar a tener un impacto sobre el clima global, ya que están tendiendo a fortalecerse y a permanecer bastante tiempo antes de remitir. Esto supone más calor llevado desde la atmósfera hasta el océano. Lógicamente, cuanto más alta sea la temperatura del océano, más rápido se derretirán las placas de hielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *