Vamos a peor: el cambio climático se acelera

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Hay algo peor que el proceso de cambio climático: la inacción de toda la sociedad, desde los políticos y grandes responsables económicos, hasta el ciudadano medio. El cambio climático comenzó tras la Revolución Industrial, pero sólo desde hace unas décadas se conoce la responsabilidad de las actividades del ser humano en el proceso. Desde hace unos años, la mayoría de la gente y la mayoría de los políticos saben que hay que hacer algo. Y, sin embargo, vamos a peor.

Los últimos datos demuestran que el cambio climático, no sólo no se detiene, sino que se aceleró durante la pasada década, la primera del siglo XXI, de 2001 a 2010. Durante dicha década, se produjeron fuertes precipitaciones, temperaturas extremas y numerosos fenómenos meteorológicos extraordinarios, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Son algunas de las conclusiones del Informe de la década 2001-2010 sobre el Clima Mundial que la OMM ha dado a conocer con motivo del Día Meteorológico Mundial, celebrado el 25 de marzo de 2012. El documento se ha elaborado a partir del análisis de los datos meteorológicos de más de cien países.

Durante la década de 2001-2010, se produjeron inundaciones en el 63% de los países que participan en el estudio, mientras que en el 43% de ellos se registraron problemas de sequía. En grandes zonas del hemisferio norte el volumen de precipitaciones se situó por encima de la media de los años anteriores, especialmente en el este de Estados Unidos, el norte y este de Canadá, Europa y Asia central, Colombia, el norte y el sur de Brasil, Uruguay y la zona norte de Argentina.

Por otra parte, en el oeste de Estados Unidos, el suroeste de Canadá, Alaska, el sur y el oeste de Europa, el sur de Asia, Centroamérica, África central y la zona de la Amazonía las precipitaciones se situaron por debajo de la media.

Las temperaturas también sufrieron grandes cambios. La década fue la más cálida desde que se dispone de registros, es decir, desde 1850, desde hace más de siglo y medio. Las temperaturas se situaron en torno a 0,46 ºC por encima de la media de temperaturas máximas entre 1961 y 1990, que es el periodo de referencia anterior. Además, nueve de los diez años de la década estuvieron entre los diez más cálidos desde que se tienen registros. El 90% de los países encuestados la década fue la más cálida.

Clima extremo

Los fenómenos meteorológicos extremos, como inundaciones, sequías, huracanes, olas de frío y calor, afectaron prácticamente a todas la regiones del planeta. El informe señala en espacial dos olas de calor excepcionales que azotaron Europa y Rusia en los veranos de 2003 y 2010, respectivamente. Las consecuencias: miles de muertes e incendios.

El pasado mes de noviembre, en la XVII Conferencia de Cambio Climático de la ONU celebrada en Durban, se presentaron las primeras observaciones de este informe, pero, a juzgar por los mínimos acuerdos que salieron de la reunión, sirvieron de poco.

Otro de los grandes problemas, siempre según el informe, es el deshielo en el océano Ártico, un fenómeno que se observa desde 1960 y que, a pesar de todo, continúa. El nivel histórico más bajo de extensión de hielo sobre el Ártico se registró en septiembre de 2007.

Por último, cabe destacar lo ocurrido con el agujero de la capa de ozono. Se ha logrado reducir mucho la emisión de sustancias que la destruyen, aunque se tardará entre cincuenta y setenta años en reducir la concentración de éstas en la atmósfera y volver a la situación anterior al agujero. Pero, lo más importante es que se ha demostrado que con un acuerdo mundial (como el que se consiguió para no emitir CFC para no dañar la capa) se puede revertir la situación. Pero no se puede esperar más. Ésta puede ser la última década en la sea posible detener el cambio climático. ¿No vamos a aprovechar la oportunidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *