El calentamiento global hace peligrar la recuperación de la capa de ozono

Share on Facebook7Tweet about this on Twitter14Share on Google+2

Capa de ozono
Los avances logrados a la hora de revertir el agujero de la capa de ozono podrían acabar siendo en vano. Así será, al menos, si se cumplen los pronósticos de un reciente estudio publicado en la revista Nature Communications, en el cual se pronostica este resultado en Europa de producirse un calentamiento global de 3 grados centígrados.

Aunque la reducción de gases de efecto invernadero que dañaban la capa de ozono ha logrado grandes resultados en los últimos años, la polución de ozono continúa siendo un serio problema medioambiental. Según el mencionado trabajo, de aumentar las temperaturas de 3 grados centígrados, respecto a las mediciones preindustriales, se pondrían en peligro los esfuerzos por reducir las emisiones de ozono en Europa.

Peligra la recuperación de la capa de ozono

Tras analizar distintos escenarios, los autores observaron que las concentraciones de ozono en un escenario sin atenuantes en las emisiones de gases de efecto invernadero y con un calentamiento de 3 grados centígrados a mitad de siglo serían preocupantes.

En concreto, éstas supondrían un importante paso atrás en las reducciones conseguidas con la implementación de las regulaciones de las emisiones de ozono. Por lo tanto, a la luz de los resultados, piden regulaciones locales de emisiones, así como políticas globales que se marquen el objetivo de reducir las concentraciones metano.

En un escenario sin atenuantes en dichas emisiones, donde además se alcanzaran los 3 grados centígrados entre 2040 y 2069, los niveles de ozono se dispararían. En porcentajes, el estudio estima que serían en torno a un 8 por ciento más elevados.

El estudio fue llevado a cabo por Audrey Fortems-Cheiney y científicos del Instituto francés Pierre Simon Laplace, basándose en un modelo de transporte químico para examinar el efecto que produciría un aumento del mercurio de en torno a los 3 grados centígrados bajo diferentes escenarios, teniendo en cuenta también diferentes atenuantes en torno a las concentraciones de ozono en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *