Analizan el suelo de Aragón para enterrar carbono


La empresa Endesa investiga las posibilidades de almacenar carbono en el término municipal de Pina de Ebro (Zaragoza) mediante una plataforma de sondeo con la que se están llevando a cabo los trabajos de investigación geológica para conocer la estructura del subsuelo en la cuenca del Ebro. Para muchos, la lucha contra el cambio climático pasa por el secuestro y captura de CO2.

La estrategia Aragonesa de Cambio Climático y Energías Limpias también recoge esta tecnología como línea de acción en la lucha contra el cambio climático. Aragón puede desempeñar un papel importante, ya que puede disponer de estructuras geológicas profundas muy favorables para el posible almacenamiento de CO2. Se han establecido una serie de objetivos, como determinar el potencial de la tecnología en España, evaluar su aplicación dentro del conjunto de medidas de mitigación de emisión de gases efecto invernadero y determinar la cantidad de CO2 disponible para su captura y almacenamiento.

La Unión Europea ha fijado, para 2020, la reducción de las emisiones de CO2 en un 20%. Para ello, entre otras medidas, propone extender el uso de esta tecnología.

Desde el año 2009, Endesa está desarrollando trabajos de investigación geológica para el conocimiento de las estructuras subterráneas presentes en el subsuelo de las provincias de Teruel y Zaragoza con el objetivo de verificar de forma directa las propiedades geológicas de los materiales existentes en el subsuelo de las comarcas de Andorra-Sierra de Arcos, Ribera Baja del Ebro y Los Monegros.

En la última fase, los sondeos exploratorios de Pina de Ebro y Monegrillo proporcionan los datos de las formaciones geológicas y atravesadas, que, posteriormente, permitirán desarrollar modelos geológicos y estructurales que determinarán la viabilidad de las estructuras investigadas para un futuro uso como almacén de CO2.

El Gobierno de Aragón ha concedido a Endesa los derechos mineros que le permiten desarrollar una investigación conjunta. Así, se encuentran vigentes siete permisos de la Dirección General de Energía y Minas para la investigación de estructuras subterráneas con vistas a su posible uso como almacén de CO2.

El sondeo de Pina de Ebro es el primero de los dos que Endesa va a realizar en la región. Tras su finalización, en el mes de septiembre, la compañía tiene previsto realizar una nueva actuación en la zona de Monegrillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *