Crean una herramienta para conocer cómo afectará el cambio climático al olivar de Andalucía

olivar
El cambio climático se prevé que afecte a muchos cultivos y a una buena parte de la producción agrícola y ganadera. Una afección de la que no es ajena el olivar de Andalucía, que también se verá afectado por sus efectos, que ya se conocen gracias a una herramienta que permite recrear las consecuencias que tendrá el cambio climático sobre el cultivo del olivo según la zona de Andalucía.

El sistema

El modelo desarrollado, bautizado como ‘AdaptaOlive 2.0’, permite recrear los efectos del cambio climático sobre el olivar según la zona de cultivo en Andalucía. Para ello, hace una simulación en la que emplea ecuaciones para conocer el comportamiento del olivo y los cambios que tienen lugar en el árbol por las condiciones meteorológicas extremas en un futuro cercano, comprendiendo el período 2040-2069, y lejano, es decir, en el horizonte de 2070 a 2099.

Además, los investigadores consideran diferentes escenarios a partir de la información meteorológica del período 1980-2010 de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en diversas zonas de Andalucía.

Sobre esta base, se han logrado crear 149 nuevas combinaciones de clima, que engloban distintas variaciones meteorológicas previstas para el futuro. Por ejemplo, dentro de los componentes considerados en el modelo, se encuentran los estudios de clima perturbado para evaluar el comportamiento del olivar ante cambios de temperatura y de precipitaciones. También se contemplan estudios de superficies de respuesta al impacto para realizar un análisis del comportamiento del cultivo y detectar umbrales críticos de respuesta.

olivar
El modelo también hace un balance del agua del suelo con una frecuencia diaria para determinar el nivel de estrés hídrico, que sufre el cultivo en cada momento, aparte de evaluar las temperaturas para identificar la ocurrencia de eventos de temperatura elevada o falta de frío invernal, que podrían producir reducciones de cosecha y problemas de floración.

Participantes

Este modelo ha sido desarrollado por varios equipos del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecoógica (Irapa) de Córdoba de la Universidad de Córdoba (UCO) y del Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM-Ceigram).

Artículos relacionados:

Cultivos que ayudan a combatir el cambio climático

Los cultivos bioenergéticos pueden dañar la biodiversidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.