Cambio climático y agua

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El cambio climático está afectando al planeta de varios modos: deshielo de los polos y de glaciares, subida de la temperatura media global, desastres naturales más extremos y frecuentes, como sequías y huracanes. Según un reciente informe del Banco Mundial, si la temperatura del planeta sigue aumentando hasta 4 ºC más, las consecuencias van a ser terribles para la agricultura, los recursos hídricos, los ecosistemas y, finalmente, para la salud y el bienestar humanos.

A finales del siglo XXI, entre el 43 y el 50% de la población de todo el mundo vivirá en zonas con escasez de agua. Por tanto, es muy probable que haya una mayor aridez en el ambiente y que las sequías aumenten en muchas regiones de los países en desarrollo. La escasez de agua, en algunas de estas regiones pueden provocar conflictos por obtener tan preciado recurso.

La solución es prepararse ante el cambio climático y aumentar la cooperación. El clima más extremo va a requerir una colaboración pacífica entre los países ricos y los que se encuentran en vías de desarrollo.

Los impactos del cambio climático tienen mucha relación con el agua: inundaciones, sequías, tormentas extremas, etc. Estos desastres naturales conllevan costes económicos y humanos. Las recientes inundaciones en Tailandia, sin ir más lejos, supusieron unas pérdidas económicas, en 2011, de unos 45.000 millones de dólares, el 13% del producto interno bruto (PIB) del país. Actualmente, 1.600 millones de personas viven en países y regiones con escasez absoluta de agua. Se espera que esta cifra aumente a 2.800 millones en 2025.

Mejorar la cooperación


Y, como es habitual en el caso de desastres, los pobres son los más vulnerables. Así, instituciones, Gobiernos y empresas deberán cooperar para enfrentarse mejor a estos desastres, según ha señalado Rachel Kyte, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

Aproximadamente 2.500 millones de personas carecen de acceso a saneamiento y 1.000 millones viven sin agua potable. Ello provoca 4.000 muertes infantiles cada día a causa de enfermedades transmitidas por el agua (o la falta de ella). Las pérdidas económicas representan hasta el 7% del PIB en algunos países.

1 comentario

  1. Y no olvidar que personas como Guy McPherson ya dan por seguro que mucho antes de finales del siglo, más específicamente hacia el año 2030, extinción total del ser humano sobre la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *