El cambio climático perjudicará más a los más pobres

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Luis M. Jiménez, director del Observatorio de la Sostenibilidad en España, ha analizado la relación entre el calentamiento global y la pobreza. El cambio climático es una amenaza para todos, pero, especialmente, para los países en desarrollo y emergentes. La subida del nivel del mar, que podría llegar a alcanzar 1 metro en este siglo, supone una amenaza para más de 60 millones de personas y 200.000 millones de dólares de activos sólo en los países en desarrollo.

Por otra parte, la productividad agrícola disminuirá y más de tres millones de personas podrían fallecer cada año como consecuencia de la malnutrición, entre 100 millones y 400 millones de personas correrán el riesgo de padecer hambre, y entre 1.000 millones y 2.000 millones de personas más podrían dejar de tener agua suficiente para atender sus necesidades.

Los países en desarrollo, además de estar más expuestos a los riesgos del cambio climático, cuentan con menor capacidad de resistencia. Un calentamiento de 2 ºC, el escenario más optimista, implica una reducción de entre un 4 y 5% del ingreso anual per cápita tanto en Asia Meridional como en África. En cambio, en países ricos perderán sólo un 1%. Esas pérdidas afectarán, sobre todo, al sector agrícola, principal medio de subsistencia de las familias más pobres.

El calentamiento global también afectará a la calidad del aire, el agua y al acceso a viviendas seguras, requisitos básicos para la salud y el bienestar de la población. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que el cambio climático, en 2004, ya generaba un exceso de 140.000 defunciones cada año, siendo los países pobres o en desarrollo los más afectados, ya que cuentan con infraestructuras sanitarias deficientes.

Así, se calcula que los países en desarrollo soportarán entre el 75 y el 80% de los costes provocados por el cambio climático. Algunos de los factores que explican esta vulnerabilidad son su posición geográfica, sus limitados recursos humanos y financieros y la debilidad de sus instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *