¿Seremos recordados por no haber hecho nada ante el cambio climático?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Puede que resulte un poco duro decirlo crudamente, pero, pese a la grave crisis financiera y la depresión económica que padecen algunos países, en especial, los europeos (¿es para tanto?, no veo personas tan desesperadas como las que se ven en las imágenes de la Gran Depresión de los años treinta del siglo XX), incluso pese a las guerras que se producen en el mundo ((¿ha habido algún momento de la historia en el que no hubiera alguna guerra?), pese al hambre de millones de habitantes, el mayor problema al que se enfrenta la humanidad en la actualidad es el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad.

Y, si esto es así, no es por sus efectos inmediatos (son mucho peor las consecuencias de la guerra y el hambre), sino porque llegará un momento en el que el fenómeno climático no se pueda detener. Dicho de otra forma: no sólo afecta ya a las generaciones actuales, sino que afectará a todas las que están por venir. Será un terrible testamento para nuestros descendientes. Ojalá el principio del siglo XXI no sea recordado por la inacción de los que lo vivimos.

Y el caso es que eso es exactamente los que está ocurriendo. No se está haciendo nada al respecto. O muy poco. Sobre todo, no se está modificando el modelo de producción dominante, impuesto por la globalización económica. Por tanto, pronto se alcanzará ese punto de no retorno. Un punto que produciremos nosotros pero que sufrirán otros.

Por otra parte, en poco más de cincuenta años, el número de habitantes de la Tierra se ha multiplicado por 3,5. Además, la mayoría de ellos viven en ciudades. Por primera vez en la historia, los campesinos son menos numerosos que los habitantes de las ciudades. Pero los recursos del planeta no aumentan. Es un planeta finito y ha llegado a su límite.

Todo ello, nos lleva de nuevo al principio: el cambio climático, la superpoblación del planeta y una explotación sin límite de los recursos, producirán más guerras y más hambre. Así que, efectivamente, el cambio climático es un problema mayor que las guerras y el hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *