El cambio climático pone en riesgo la producción de fruta

frutales
El cambio climático va a afectar a la producción de muchos productos que se destinan para el consumo humano. Y la fruta no es una excepción. Una nueva investigación ha puesto de manifiesto que es un cultivo que podría dejar de ser viable por las alteraciones en la temperatura y si no se acumula el frío suficiente para el correcto desarrollo del fruto.

El estudio

Esta es la principal conclusión de una investigación realizada por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y del Joint Research Centre de Ispra, en Italia.

El estudio se ha centrado en analizar la acumulación de frío en la Península Ibérica y en Baleares en los próximos 30 años, además de evaluar la situación a finales de siglo. Una información que es útil porque los frutales detienen su desarrollo en las épocas más frías para evitar daños y solo la reanudan cuando han acumulado una determinada exposición al frío, que puede verse comprometida por el cambio climático.

Y, precisamente, los resultados de este análisis confirman una reducción de forma generalizada en la acumulación de frío de cualquier período futuro para todos los modelos y escenarios que se han considerado.

frutales
La reducción es más acusada a finales de siglo, período en el que el escenario es más pesimista. La probable merma de frío sería una amenaza para la viabilidad de algunas variedades de frutales en un futuro cercano. En concreto, se produciría en las zonas en las que se cultivan variedades con necesidades de frío considerables y hay una baja acumulación de frío en la actualidad.

Importancia

Unos resultados que ponen de manifiesto la necesidad de apostar de forma decidida por la adaptación de los cultivos para mitigar el cambio climático y que aportan datos de interés para los agricultores con el fin de garantizar sus producciones.

Pero también es información clave para los genetistas con el fin de dar con variedades con menores necesidades de acumulación de frío. Los datos son igualmente útiles para gestores políticos o con capacidad en la toma de decisiones sobre seguridad alimentaria, ecología y economía.

Artículos relacionados:

Comer pescado ayuda a combatir el cambio climático

El arroz ayuda a reducir la contaminación del aire en las ciudades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *