El Gobierno de Australia no actúa contra el cambio climático

cambio climatico Australia 3
¿Qué le pasa al Gobierno de Australia? Pues básicamente que es demasiado escéptico ante el cambio climático. Su país es uno de los más vulnerables ante las circunstancias, pero de momento nadie abre los ojos para actuar en consecuencia. Solo los ciudadanos se están dando cuenta de que hay que hacer algo para combatirlo, motivo por el cual los políticos de turno ya se han llevado más de una colleja verbal.

Historias que marcan

Gente como Kate Laforest, que no creía en absoluto en lo del cambio climático, ha cambiado de parecer después de vivir una historia muy violenta en primera persona. Vio como la zona de Blue Mountains sufría los peores incendios de la última década por culpa de las elevadas temperaturas y vientos que superaban los 95 kilómetros por hora. Ella, camarera del Royal Hotel de Springwood, se dio cuenta de que los científicos no mentían cuando hablaban sobre la problemática que les afecta.

Australia

Lucha sin cuartel

Christiana Figueres, secretaria de la Convención de Naciones Unidas contra el Cambio Climático, alzó la voz para dar un aviso:

La ciencia nos dice que hay un número creciente de olas de calor en Asia, Europa y Australia y que éstas van a continuar en intensidad y en frecuencia.

El primer ministro, Tony Abbott, no tardó en salir a la palestra para comentar que esos incendios se produjeron por el modo de vida de los australianos. Aunque eso sí, no se mostró tan escéptico ante el cambio climático y dijo que era real.

Lo peor de todo ocurrió en 2013, cuando la Comisión del Clima, creada por el Gobierno para estudiar el cambio climático, fue disuelta por Abbott. Por suerte renació poco después gracias al apoyo económico de los ciudadanos bajo el nombre de Consejo del Clima.

cambio climatico Australia 2

Datos estimados y datos reales

Los problemas de sequía se han disparado en Australia. También el riesgo de incendios, que calculan que aumentará un 30% en 2020 y un 100% en 2050 si no se hace nada para evitarlo. De hecho, el Gobierno está fomentando que los problemas se agraven con acciones como la de eliminar la tasa sobre el dióxido de carbono. Antes las empresas emisoras pagaban 15 euros por tonelada, cosa que ahora no sucede.

En estos momentos Australia es el decimoquinto mayor emisor de gases de efecto invernadero, además de ser uno de los principales exportadores de carbón a países tan emisores de CO2 como China o India. Por eso no es de extrañar que en las encuestas el 63% de los australianos consideren que el Gobierno debería hacer algo más para reducir sus emisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *