Inundaciones en Queensland, Australia

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En Australia, como ya ocurrió en el Reino Unido, después de la sequía, llegan las lluvias torrenciales y las inundaciones. Varias ciudades australianas han quedado inundadas debido a las lluvias torrenciales caídas en el este del país. Al menos, tres personas han muerto.

En la capital del estado de Queensland, Brisbane, empresas y hogares quedaron inundados. Más de mil terrenos también quedaron inundados tras un récord de precipitaciones en la ciudad de Bundaberg, 385 kilometros más al norte. Unas veinte personas tuvieron que ser rescatadas por helicópteros en dicha ciudad.

Se produjeron inundaciones en las ciudades de Gladstone, Gympie e Ipswich, todas ellas en el estado de Queensland. En dicho estado, casi 250.000 hogares se quedaron sin electricidad. Tanto la red de telefonía fija como la de teléfonos móviles quedaron fuera de servicio en algunos momentos. Campbell Newman, gobernador de Queensland, calificó de emergencia la situación de la ciudad de Bundaberg, donde unas 50.000 personas trataron de salir cuando el río alcanzó un máximo histórico.


Las aguas acabaron llenas de escombros, que se posaban por las calles de la ciudad. La velocidad de la riada era tan alta que la evacuación no era posible. Se temió que algunos hogares llegaran a ser arrancados de cuajo. Más de dos mil casas quedaron inundadas y miles de personas afectadas. Algunas, quedaron atrapadas en su propio hogar.

Tornados

En un hospital local, sesenta pacientes tuvieron que ser trasladados a plantas superiores. Catorce helicópteros del ejército peinaban la zona para rescatar a gente incomunicada.


Las lluvias torrenciales han sido causadas por un ciclón tropical que por el país. También se produjeron algunos tornados. Miles de personas han sido evacuadas de sus casas. Casi todos los ríos del estado tenían riesgo de inundación.

Queensland ya sufrió, a finales de 2010 y principios de 2011, la peor inundación en décadas, un temporal que dejó 35 muertos y destruyó 30.000 edificios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *