Cada década será más caliente que la anterior


La temperatura del planeta aumenta de forma progresiva a consecuencia del cambio climático. El futuro que nos espera a nosotros y, sobre todo, a futuras generaciones, no es otro que un mundo cada vez más caliente, si bien eso no significa que, necesariamente, se registren temperaturas cada vez más altas de forma sistemática.

Según apuntan los científicos de la NASA, ese calentamiento sigue un ritmo un tanto distinto al que pudiera indicar nuestra lógica o sentido común. Es decir, se percibe no tanto de un año para otro sino más a largo plazo, siendo claramente perceptible al paso de las décadas:

Todos los años sucesivos no serán siempre más cálidos que el año anterior, pero con el aumento de los gases de efecto invernadero, esperamos que cada década sucesiva tienda a ser más caliente que la década anterior.

Estas declaraciones de la NASA se hicieron al hilo de la presentación del último informe sobre la temperatura global realizado por el Instituto Goddard de Estudios Espaciales, perteneciente a la institución. Sus conclusiones son similares a las presentadas sobre la misma cuestión por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

Los años más calientes

El 2012 se encuentra en novena (según la NASA) y décima posición (según la agencia NOAA) en el ranking del año más cálido desde 1880, primer año del que se tienen registros. Así pues, excepto esta pequeña diferencia de posición debido a las diferentes metodologías empleadas, ambos análisis concluyen que la temperatura media en 2012 fue la novena o décima más alta.

Igualmente, las temperaturas superiores se dieron desde el 2000, 2005 y 2010, siendo éste el año más caliente. En concreto, el 2012 alcanzó una temperatura promedio de 14,6 grados, lo que supone 0,8 grados más que en 1880.


Por lo tanto, de seguir aumentando los gases de efecto invernadero, el planeta seguirá recalentándose, excepto si se reducen sus emisiones de forma importante. Algo que, al menos a corto plazo, no parece que vaya a suceder. Más bien, ocurrirá todo lo contrario: la atmósfera terrestre seguirá acumulándolos y extendiendo una gran manta sobre el globo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *