Cada vez más cerca de un proceso viable de fotosíntesis artificial


Se sigue investigando la fotosíntesis artificial desde diversas instituciones científicas y tecnológicas de todo el mundo y cada vez estamos más cerca de que este método de absorción de dióxido de carbono y producción de energía sea viable económica y tecnológicamente.

Ingenieros de la Universidad japonesa de Kyoto, dirigidos por el profesor Hideki Koyanaka, han desarrollado un material construido a base de nanopartículas muy puras de dióxido de manganeso que podría utilizarse para reproducir la fotosíntesis natural de manera artificial y a muy bajo coste. Estas nanopartículas, que desempeñan un papel fundamental en el proceso de la fotosíntesis, se obtienen mediante una especial técnica de combustión. El reducido tamaño de dichas partículas, de sólo unos pocos nanómetros (una millonésima parte de un metro), hace que material sea más reactivo y, por tanto, más eficaz para imitar el fenómeno de la fotosíntesis. Según las primeras pruebas, podría absorber unas trescientas veces más dióxido de carbono que una planta.


La fotosíntesis artificial es un campo de investigación, cada vez más extendido, que intenta reproducir la fotosíntesis natural de las plantas, proceso por la que éstas convierten el dióxido de carbono y el agua en carbohidratos y oxígeno utilizando la energía que proporciona el sol. La fotosíntesis artificial, que hasta el momento se encontraba en un estadio inicial de desarrollo, podría verse potenciada por los resultados de esta investigación de los ingenieros japoneses.

El principal escollo por el que esta técnica no se está utilizando ya masivamente es el alto coste del proceso. Sin embargo, el nuevo material desarrollado por este equipo de la Universidad de Kyoto puede abaratarlo en gran medida. Resulta mucho más eficaz a la hora de sintetizar los azúcares y el etanol a partir de la luz y del dióxido de carbono, reduciendo de este modo en el proceso la cantidad de emisiones de dióxido de carbono lanzadas a la atmósfera.

Aplicando una innovadora técnica de combustión, los ingenieros japoneses han conseguido producir partículas de dióxido de manganeso de una pureza extrema y del tamaño de sólo varios nanómetros que forman la base del innovador material. En todo caso, hay que señalar que el manganeso no es un material barato y desempeña un papel esencial en el proceso de imitación de la fotosíntesis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *