Cambios en la circulación termohalina de los océanos


Una nueva investigación internacional señala que la mayoría de seres vivos que habitan la región antártica no son capaces de adaptarse con rapidez a los cambios de su entorno, cambios que sí se están produciendo a una velocidad nunca antes vista. El estudio ha sido realizado por doscientos científicos de quince países. La expedición ha durado siete meses. Durante ese tiempo han navegado a bordo de un buque de investigación.

El barco regresó a Bremerhaven en mayo de 2011. Durante el recorrido, los investigadores midieron la temperatura del Mar de Weddell y descubrieron que las aguas profundas siguen calentándose, pero los organismos marinos no consiguen adaptarse con la misma rapidez a ese cambio de temperatura.

Como otras investigaciones, han elegido las frías aguas del polo por ser donde los cambios que produce el cambio climático son más visibles y reseñables. El Mar de Weddell es una ubicación especialmente propicia para estos estudios. Se ha medido la temperatura, así como el grosor del hielo marino y la concentración salina. La información recabada se transmitió mediante flotadores y satélites. Así, se ha cumplido uno de los objetivos de la expedición, ampliar la red de medición. Con estas mediciones se ha comprobado que la temperatura a gran profundidad en el Mar de Weddell aumenta sin parar.

Las condiciones generales de distribución de temperatura y salinidad en la zona profunda de esta región vienen determinadas por un fenómeno denominado circulación termohalina, que hace que el agua fría y salina (más densa) se hunda. Este proceso afecta a todas las masas oceánicas del planeta, por lo que cambios significativos en las propiedades de estas masas de agua fría en el Antártico pueden tener consecuencias en todo el planeta e, incluso, cambiar todo el clima de la Tierra. También se aprecia un incremento de la temperatura del agua más profunda en secciones extensas de las aguas oceánicas del Atlántico Norte.

La expedición también sirvió para investigar las especies capaces de adaptarse con rapidez al cambio climático. Algunos organismos lo hacen mejor por sus características fisiológicas. Los investigadores volverán a bordo del mismo buque para llevar a cabo otra expedición a mediados de junio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *